El Grupo Boticario lanzó dos perfumes que contienen etanol de segunda generación en sus fórmulas. Este alcohol es idéntico al tradicional, pero su origen está en la celulosa contenida en la biomasa residual de la caña de azúcar: el bagazo y los residuos de cosecha.

El grupo informó que planea ser líder en el uso de alcoholes de segunda generación, para lo cual tiene en carpeta para los próximos cinco años implementarlo en la mayoría de sus productos.

«Es un primer paso. Para cumplir con nuestra alta demanda y la del resto del mercado que vendrá a continuación, creemos que el precio de este alcohol va a terminar siendo el mismo que el convencional», dice Paulo Roseiro, Director de Investigación y Desarrollo Grupo Boticario. Hoy el alcohol «ecológico» es un poco más caro que el tradicional.

Leer también

Invierten USD 255 millones para obtener CBD de la caña de azúcar

El ingrediente es producido por Raízen, que tiene la patente para producir alcohol de segunda generación. «Aprovechamos toda la biomasa de nuestras plantaciones de caña de azúcar. Tenemos la capacidad para generar hasta un 50% más de etanol en la misma superficie sin tener que aumentar nuestra huella», dice Rodrigo Pacheco, gerente industrial.

La huella de carbono es el índice que mide el impacto de cierta actividad humana en la naturaleza, de la cantidad de dióxido de carbono (CO2) emitida. Según Pacheco, la huella del etanol celulósico es 35% menor que la del tradicional. «Con eso, la gente necesita plantar menos, cosechar menos, transportar menos, es una ganancia real en el aumento de la sostenibilidad», afirma.

El etanol producido a partir de la biomasa no interfiere en el producto final, dado que su fórmula es la misma que la tradicional. Sin embargo, Pacheco afirma que tomará un tiempo para que las fábricas se adecuen y sustituyan el alcohol tradicional por la versión más verde.

El etanol utilizado en la industria del biocombustible es el mismo que va para la perfumería. La primera cosecha de etanol celulósico producida en 2014 por Raízen llenó los surtidores de combustible de Piracicaba. Fue la primera y única vez que llegó a las estaciones de servicio, ya que se exporta y se usa como materia prima en diversas industrias en los EEUU y Europa .

Leer también

El veneno de esta araña podría ser más eficaz que la Viagra

La asociación con Boticário pretende abrir las puertas del sector nacional de perfumería y cosméticos. Cuando comenzó a producirse hace unos cinco años, el etanol de segunda generación fue considerado como el gran salvador para el sector de combustibles alternativos. Sin lograr la producción en una escala industrial, muchas empresas en Brasil y en el mundo dieron de baja sus proyectos.

De acuerdo a Pacheco, en los años posteriores, Raizen optó por vender a los que pagaban un plus – en este caso, las empresas fuera de Brasil. Gracias al perfume, este será el primer año en el que parte de la producción quedará en el país.

Entre el 31 de marzo de 2017 a 31 de abril de 2018, Raízen produjo 12 millones de litros de etanol de segunda generación.

Valor.