Mientras que los cosméticos más seguros han transformado la industria de la belleza, «el mundo de la fragancia fina sigue siendo una caja negra», dice la actriz Michelle Pfeiffer, quien está lanzando una nueva compañía de perfumes directamente al consumidor. La nueva línea de productos Henry Rose ofrece absoluta transparencia sobre los ingredientes, un hecho sin precedentes en una industria dominada por la críptica.

Leer también

Cosmética y gastronomía a base de Girasol en Hawaii

Aún más impresionante es que todos los ingredientes han sido certificados como seguros y respetuosos con el medio ambiente por parte de la organización sin fines de lucro  Cradle to Cradle y por Environmental Working Group, donde Pfeiffer se desempeña como miembro de la junta. «Los clientes buscan orientación sobre qué es más seguro y saludable», dice Pfeiffer. «Pero [las compañías de perfumes] no pueden ayudarlos hasta que sepamos qué hay realmente en nuestras fragancias».

Conjunto de muestra de Henry Rose [Foto: cortesía de Henry Rose]

De acuerdo con el espíritu de la marca, las fragancias que rondan los U$S 120 vienen en botellas de 1.7 onzas elaboradas con un 90% de vidrio reciclado y tapas hechas con materiales a base de soja, y se despachan en empaques biodegradables y biológicos. (Pfeiffer dice que se está absteniendo de utilizar botellas más pequeñas hasta tanto pueda encontrar recipientes ambientalmente responsables).

Leer también

Empresa holandesa lanza al mercado un desodorante natural y vegano

El lanzamiento de Henry Rose llevó más de una década de fabricación. Pfeiffer comenzó a hablar con compañías de cosméticos sobre la creación de un aroma que no contenga parabenos, ftalatos ni otros ingredientes nocivos conocidos en 2010. En ese momento, nadie estaba interesado. Hoy en día, las empresas, tanto pequeñas como grandes, ven el valor en la creación de productos de belleza más seguros .