John Van der Oost es un investigador en microbiología en la Universidad de Wageningen,  en los Países Bajos. A fines de la década del 90 su investigación contribuyó al desarrollo de la tecnología de edición genómica CRISPR Cas9 que, entre otras herramientas de edición de genes, tiene el potencial para desarrollar cultivos tolerantes a sequía, curar enfermedades genéticas en humanos y otras modificaciones genómicas tanto en personas como en animales. Está furioso con el fallo del Tribunal de Justicia Europeo (ECJ) del año pasado sobre la regulación de la edición de genes y asegura junto a otros defensores de la tecnología que reducirá drásticamente la innovación en Europa en el campo de la ciencia de los cultivos.

“Esto es muy malo para el negocio de la biotecnología. Puede llevarle años corregirlo ”, dijo según publicó AgFunderNews. “Esperabamos que Europa siga las tendencias de los Estados Unidos, Japón, India y China”.

Leer también

La edición genómica de la caña de azúcar podría asegurar el futuro de la industria

Van der Oost hablará sobre el tema del reciente fallo del ECJ y sus implicaciones en la próxima conferencia de F&A en la Universidad de Wageningen del 15 al 16 de mayo.

Un rápido repaso: CRISPR Cas9 permite recortar o adicionar trozos de material genético a un organismo, lo que elimina o altera las características específicas. Eso podría ser recortar y eliminar los genes en la papa para lograr un cultivo menos propenso a enfermedades, o alterar los genes en el trigo para que no provoquen alergias al gluten, o agregar un gen de un jabalí para hacer que un cerdo domesticado sea resistente a ciertas cepas de la enfermedad.

OGM vs. edición de genes

Un diferenciador claro entre la edición de genes y lo que se considera en gran medida OMG es que la edición de genes no implica la inserción de genes de otras especies. El salmón AquAdvantage , por ejemplo, es un OGM porque incluye un gen regulador de la hormona del crecimiento de otra especie de salmón, el salmón Chinook del Pacífico, y un gen promotor de una especie de pez similar a una anguila, el puchero oceánico, para permitirle crecer todo el año, en lugar de solo los meses de primavera y  verano.

Los cambios genéticos realizados a través de la edición genómica, como las eliminaciones de ciertos genes, pueden ocurrir naturalmente como parte del proceso mutacional de un organismo, luego de muchos años de reproducción. Los defensores se refieren a la técnica como mejoramiento avanzado. Además, argumentan que es más exacto y eficiente que las antiguas herramientas de edición de ADN, lo que hace que los resultados sean más predecibles.

Pero a pesar de estas diferencias, el ECJ dictaminó que regularía la edición de genes según su directiva existente para organismos modificados genéticamente (OGM). El fallo utiliza tecnologías OGM que se desarrollaron principalmente en la década de 1980 como un precedente para la moderna tecnología de edición de genes.

Leer también

Biotecnología para controlar el síndrome respiratorio y reproductivo porcino

Estas distinciones son las que hacen que el fallo del ECJ sea tan frustrante para van der Oost. Él alude a la promesa que representaba esta nueva tecnología para resolver varios problemas sociales y ambientales, así como también democratizar la innovación.

De hecho, en los EEUU el Departamento de Agricultura aclaró la primavera pasada que “no regulará las plantas que podrían haber sido desarrolladas mediante técnicas de reproducción tradicionales”. Una gran cantidad de empresas nuevas de Agtech han comenzado a desarrollar productos utilizando CRISPR Cas-9 y otros enfoques de edición de genes. Caribou Biosciences, una startup de Berkeley, California, que fue fundada por uno de los inventores de CRISPR Cas-9, está desarrollando “maíz ceroso”. Calyxt, otra startup de Minnesota, produce un aceite de canola con una mezcla más saludable de ácidos grasos y trigo con alto contenido de fibra. Del mismo modo, Benson Hill Biosystems ha desarrollado CRISPR 3.0 para usar en una gama de cultivos desarrollados internamente y por sus socios.

Interpretaciones divergentes

El ECJ, por otro lado, está más preocupado por el proceso de fabricación de tales productos que por determinar su seguridad e implicaciones naturales después del hecho. Su fallo fue el resultado de una acción legal iniciada por la unión agrícola francesa Confédération paysanne, argumentando que a pesar de que las modernas tecnologías de edición de genes imitan el proceso de mutación natural, todavía conllevan riesgos para la salud humana, animal y ambiental.

“En los Estados Unidos, dijeron que los cambios simples también ocurren en la naturaleza, esto es lo mismo que la naturaleza, por lo que no debería llamarse OMG. Esa es la gran diferencia”, explica Van der Oost.

Van der Oost culpa a la decisión del ECJ por la falta de entendimiento científico por parte de los políticos y el público en general, y la falta de confianza en la comunidad científica. “Las personas que no tienen antecedentes científicos adecuados no pueden juzgar qué tan seguro es esto o hasta dónde queremos llevar esto”, dice. “Si tienen que votar al respecto, dicen ‘No sabemos qué es esto, por lo que no confiamos en eso’, y los políticos escuchan a estas personas”.

van der Oost ve como responsabilidad de la comunidad científica ayudar a educar al público. Dedica tiempo a hablar informalmente en los llamados Cafés de Ciencia que reúnen a personas de diferentes orígenes, disciplinas y organizaciones para discutir temas científicos. También ha estado en un circuito de oratoria para educar a los futuros biólogos sobre cómo funciona la tecnología de edición de genes.

Sin embargo, siente que el impacto inmediato de la decisión del ECJ tendrá un impacto significativo en Europa y hará que las oportunidades para innovar sean menos democráticas. “Los productos aún pueden llegar al mercado, pero tomará dos, tres, cuatro veces más tiempo para que eso suceda”, dice, y agrega que esto podría consolidar efectivamente el acceso a estas herramientas en manos de las mismas compañías que están detrás de la mayoría de los cultivos modificados genéticamente, porque las grandes empresas serán las únicas que pueden permitirse usarlos.

Leer también

Europa le pone freno a edición genética

Otros responden que hay una corriente política subyacente que influyó en la decisión del Tribunal de Justicia, a la que la comunidad científica está menos en sintonía.

“Por qué la UE ha sido cautelosa es parte de una narrativa histórica más amplia que se remonta a la década de 1990, cuando el debate sobre los cultivos y alimentos transgénicos se convirtió en un tema político muy polémico, no solo en un tema científico”, explica el científico social Phil Macnaghten, quien forma parte del grupo de Conocimiento, Tecnología e Innovación de la Universidad de Wageningen. “Muchas de las incógnitas que rodean a la tecnología no son realmente científicas, pero tienen incidencia en cuestiones de políticas de poder, como la estructura cambiante de la agricultura y los pequeños agricultores”.  

Preguntas razonables; marco no sofisticado

Agrega Macnaghten: la evolución de la ciencia de los OGM y la forma en que se tradujo en la aplicación práctica de las grandes compañías agroquímicas influye en la forma en que la sociedad piensa acerca de la tecnología moderna de edición de genes, independientemente de cuán sofisticada pueda ser la nueva tecnología. Se prestó poca atención a los factores culturales, políticos y económicos locales cuando se desarrollaron y desplegaron los cultivos OGM. Un estudio de Macnaghten en el Journal of Responsible Innovation cita ejemplos de la introducción de cultivos GM en México e India.

“El maíz en México tuvo una gran resonancia cultural, profundamente arraigado en la identidad y la historia mexicanas, así como en las prácticas alimentarias cotidianas”, dice el estudio. “Descubrimos que los pequeños agricultores mantienen relaciones sólidas y duraderas en torno a la agricultura del maíz y que ven la perspectiva del maíz [modificado genéticamente] como una intrusión en las prácticas tradicionales”.

Del mismo modo, en la India, el algodón modificado genéticamente fue visto como un “símbolo de control e imposición extranjeros”.

Macnaghten dice que estos son problemas que la industria podría haber anticipado fácilmente, pero que requiere una orientación diferente de la comunidad científica.

Leer también

Ahora sí, EEUU podrá disponer de salmón GMO

Como tal, Macnaghten cree que muchas de las preguntas formuladas en Europa por la comunidad científica son sustanciales y razonables. Pero el marco regulatorio para mostrar cautela, por otro lado, es limitado y poco sofisticado y podría, como sugiere van der Oost, intensificar los monopolios.

Académicos como ‘corredores honestos’

A falta de un entorno regulatorio más sofisticado para la edición de genes, Macnaghten dice que es responsabilidad de la comunidad académica ser “intermediarios honestos” entre la ciencia y la política. Macnaghten forma parte de un grupo de científicos sociales que están desarrollando marcos para garantizar que la edición de genes y otras biotecnologías se produzcan de manera responsable, y se pueden utilizar como herramientas para apoyar los avances sostenibles en la agricultura, la energía y la salud. El diálogo más inclusivo y bidireccional con el público es la pieza más crítica.

“Es un proceso que involucra a las comunidades, en lugar de que algunos científicos digan ‘Esto es excelente para la sostenibilidad’ y lo derriben. Es un proceso de abrir un diálogo sobre lo que constituye un “beneficio”, porque los beneficios no son evidentes por sí mismos”, dice Macnaghten.

“Debe ser una conversación bidireccional que no solo sea participativa, sino que las comunidades participen en el co-diseño”, agrega, hablando de aplicaciones tecnológicas. “Si lo hacemos bien, podemos hacer mucho con la innovación radical”.