Burger King, la gigante cadena de hamburguesas famosa por sus exuberantes  sándwich com el Bacon King de 1.150 calorías, ha sumado a su menú una  hamburguesa a base de plantas.  

Leer también

Hamburguesa sintética servida por Air New Zealand causa revuelo

La cadena, propiedad de Restaurant Brands International Inc., anunció que pondrá a prueba esta hamburguesa en 59 restaurantes en el área de St. Louis. Burger King dice que el sándwich usará hamburguesas de Impossible Foods Inc. El Impossible Whopper se cocina a la parrilla como el Whopper normal, y viene con tomates, lechuga, mayonesa, ketchup, pepinillos y cebolla estándar. 

Burger King sorpresivamente ha sido el primero en adoptar carne de origen vegetal en la industria de la comida rápida. Ya ofrece hamburguesas vegetarianas hechas por MorningStar Farms de Kellogg Co. Sin embargo, las hamburguesas imposibles están diseñadas para imitar la carne utilizando el novedoso ingrediente «mágico» de la compañía, el hemo, producido con levadura modificada genéticamente. 

El movimiento subraya cómo las cadenas están buscando nuevas formas de obtener una ventaja sobre los rivales, a medida que la competencia se calienta. El rápido crecimiento de la demanda de alternativas a la carne puede alimentar un nuevo campo de batalla en esta lucha. McDonald´s Corp., como la mayoría de las principales compañías de comida rápida, no ofrece hamburguesas sin carne en los EEUU, aunque recientemente introdujo nuggets veganos sin pollo en Noruega. Eso puede cambiar a medida que la demanda de los consumidores aumenta en toda la industria para las opciones que no son de carne. 

Leer también

Hamburguesas vegetarianas ahora se envasan con materiales compostables

Impossible Foods, que forma parte de una creciente comunidad productores de sustitutos de la carne, ha vendido sus hamburguesas en restaurantes desde 2016, comenzando con los famosos Momofuku Nishi de David Chang en Nueva York y Jardiniere en San Francisco. Más tarde se extendió a cadenas de hamburguesas de lujo como Umami Burger y Bareburger antes de hacer su debut en comida rápida en White Castle el año pasado.  

Impossible Foods, con sede en Redwood City, California, también tiene la intención de vender sus productos en tiendas de comestibles, pero primero necesita la aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de EEUU.