El riego por goteo aplicado al cultivo de la caña de azúcar, una solución adoptada por NaanDanJain con el apoyo de Braskem, ofrece un aumento de al menos el 65% en los rendimientos de la caña de azúcar en comparación con el método tradicional de secano. En algunos casos, la mejora en el rendimiento puede alcanzar el 200%.

Este método de riego utiliza sistemas de goteo con tecnología de compensación de presión (que controla el flujo) y tecnología antisifón (que evita la contaminación de la arcilla cuando se entierra). Los goteros se conectan mediante tubos de polietileno que pueden fabricarse a partir de resinas de base fósil o de base biológica (hechas de caña de azúcar). Los tubos, que están hechos de resinas suministradas por Braskem, pueden colocarse en la superficie del suelo o enterrarse.

Leer también

La edición genómica de la caña de azúcar podría asegurar el futuro de la industria

“La solución basada en plástico está altamente alineada con los objetivos de los agricultores, que buscan producir más utilizando menos. “El sistema de riego por goteo es un gran ejemplo, ya que aumenta los rendimientos al tiempo que minimiza el consumo de fertilizantes y agua por tonelada producida”, dijo Ana Paiva, especialista en Desarrollo de Mercado de Braskem.

Para la irrigación de la caña de azúcar, la práctica más común es usar tubos instalados a una profundidad de 30 centímetros y lo más cerca posible del sistema radicular de la planta, que permite el suministro preciso de agua y nutrientes.

Además de aumentar la productividad, los sistemas de riego por goteo conducen a reducciones en los costos por tonelada producida y en los riesgos operativos, al tiempo que permiten el cultivo en regiones con suelos desfavorables y mejoran los métodos de cultivo.

Un ejemplo práctico es el ingenio Jalles Machado en el estado de Goiás. Registró un aumento del 65% en los rindes durante en el primer año de riego en comparación con con el método de riego suplementario (el tradicionalmente utilizado en Brasil, en el que la caña de azúcar recibe solo una porción del agua necesaria para alcanzar su máximo rendimiento). La expectativa para el proyecto en Jalles Machado, que cuenta con 400 hectáreas irrigadas con el sistema de goteo, es que durante 2019 los rendimientos de esta tecnolgía sean hasta un 100% más alto que el del área con riego suplementario.

Oportunidades en Brasil

Leandro Lance, gerente de Desarrollo de Mercados e Innovación de NaanDanJain Brasil, señala que “en los campos con sistemas de riego completos (que compensan completamente la falta de lluvia), la caña de azúcar se desarrolla más y el mayor rendimiento reduce el costo por tonelada producida, ya que el mayor rendimiento diluye los principales costos de producción, que son el arrendamiento y la siembra, al tiempo que reduce los costos de flete cuando el sistema de riego se utiliza cerca del ingenio. La práctica también minimiza los riesgos de déficit de producción y las variaciones en el rendimiento de la caña de azúcar, que a su vez reduce la capacidad ociosa en las plantas”, dijo el ejecutivo, y explicó que algunos productores recuperaron su inversión en aproximadamente dos años y medio.

Leer también

Invierten USD 255 millones para obtener CBD de la caña de azúcar

Una compañía israelí-india, NaanDanJain supervisa directamente (con un ingeniero a tiempo completo durante el primer año de operación del proyecto) algunos de los proyectos de riego más productivos de Brasil. Con la experiencia adquirida en aproximadamente 400.000 hectáreas de campos de caña de azúcar con sistemas de goteo en todo el mundo (principalmente en la India), así como una intensa cooperación con los mejores técnicos de Brasil en la industria del azúcar y el etanol, NaanDanJain promete hacer una contribución significativa para la expansión de este sistema en las plantaciones brasileñas de caña de azúcar.

“En los proyectos de goteo de caña de azúcar, no obtenemos rendimientos de menos de 150 toneladas por hectárea en India y, a menudo, alcanzamos rendimientos de más de 250 toneladas por hectárea. Este año, un productor incluso alcanzó un rendimiento de 400 toneladas por hectárea. En Brasil, ya estamos viendo rendimientos de 207 toneladas de caña de azúcar por hectárea y de 30 toneladas de azúcar por hectárea en el cuarto corte, como en el Ingenio de Boa Vista del grupo SÃO MARTINHO en Quirinópolis, Goiás, que demuestra que podemos buscar rendimientos promedio de alrededor de 180 toneladas por hectárea y una longevidad de alrededor de 10 años.