BASF anució sus planes para aumentar la capacidad de producción de la planta de metilato de sodio que posee en Guaratinguetá, Brasil. El proyecto contempla una expansión de un 30% en las 60.000 toneladas métricas que produce en la actualidad para alcanzar las 80.000 toneladas métricas. La nueva capacidad entrará en funcionamiento en 2020.

El metilato de sodio es un catalizador eficiente y confiable que proporciona una solución sostenible para la producción y el uso de Biodiesel, que cumple con los requisitos de los fabricantes de motores para obtener combustibles de alta calidad y menores emisiones. El metilato de sodio otorga mayores rendimientos y bajo costo de preparación para el biodiesel.

Leer también

Los biocombustibles fueron la estrella en Washington

Con esta expansión, BASF apoyará el crecimiento de sus clientes que necesita del metilato de sodio. Brasil es un mercado importante y significativo para el biodiesel y los catalizadores correspondientes. Las demandas y los requisitos de los clientes han evolucionado para cumplir la estrategia ambiental y económica del país, apoyando la agricultura local y la producción de biocombustibles.

“Invertiremos para unirnos a nuestros clientes en su rápido crecimiento y para satisfacer sus necesidades futuras. Esto reforzará nuestro compromiso de brindarles un suministro local y confiable de metilato de sodio”, dijo Alejandro Heine, Vicepresidente de BASF Industrial Chemicals South America.

Leer también

Indonesia: la industria automotriz se prepara para el B30

Las instalaciones de BASF en Guaratinguetá, Brasil, son ideales para la inversión para satisfacer la creciente demanda de los clientes en Brasil y otros países de América del Sur. La planta se ubica cerca de los principales productores de biodiesel en Brasil, así como cerca del puerto de Santos, lo que proporciona ventajas logísticas para las exportaciones a la región.

Acerca de BASF

En BASF, creamos química para un futuro sostenible. Combinamos el éxito económico con la protección del medio ambiente y la responsabilidad social. Los aproximadamente 122.000 empleados del Grupo BASF trabajan para contribuir al éxito de nuestros clientes en casi todos los sectores y en casi todos los países del mundo. Nuestra cartera está organizada en seis segmentos: productos químicos, materiales, soluciones industriales, tecnologías de superficie, nutrición y cuidado y soluciones agrícolas. BASF generó ventas de alrededor de € 63 mil millones en 2018. Las acciones de BASF cotizan en la bolsa de valores de Frankfurt (BAS) y como American Depositary Receipts (BASFY) en los EEUU.