Thomas Vailly, un diseñador holandés que vive en Eindhoven, está buscando convertir los residuos de cultivos de girasol en materiales biológicos para hacer  productos sostenibles: desde paneles de aislamiento a fundas para iPhone.

Vailly, propietario del estudio Thomas Vailly (STV), se unió a científicos del laboratorio de la Escuela Superior Nacional de Ingenieros y Técnicos para el Arte (ENSIACET) para desarrollar una serie de materiales utilizando solo bio-materia proveniente de girasol.

Thomas Vailly usa girasoles para hacer materiales biológicos.

Generalmente utilizado para producir aceite comestible, semillas o biocombustible, el cultivo de girasol produce desechos agrícolas que pueden convertirse en recursos valiosos.

Leer también

Empresa rusa desarrolla a partir del girasol un alimento con 80% de proteína

Vailly quería hacer un uso integral de la planta de la oleaginosa, aprovechando el residuo de la cosecha para crear un material sostenible, un aglutinante no sintético y un barniz no tóxico.

Thomas Vailly usa girasoles para hacer materiales biológicos.

“Las reglas eran simples, solo podemos usar subproductos de girasol, no ingredientes adicionales”, dijo Vailly. “Trabajamos enfocándonos en una planta a la vez; ser tan específicos y limitados permite obtener hallazgos interesantes”.

Por ejemplo, la torta de prensa, una sustancia concentrada que queda después de extraer el aceite de las semillas, se puede utilizar como alimento para animales, pero también se puede convertir en un pegamento a base de agua, o se puede calentar y presionar hasta formar una capa delgada similar a una película que se asemeja al cuero.

Thomas Vailly usa girasoles para hacer materiales biológicos.

En lugar de dejar que los tallos se descompongan en el campo, como sucedería normalmente, el Estudio Thomas Vailly organiza una segunda cosecha para recolectarlos, y los separa en corteza y médula.

Leer también

Cosmética y gastronomía a base de Girasol en Hawaii

Las fibras de la corteza se calientan y se comprimen para formar tableros duros, mientras que la médula se combina con el pegamento a base de agua hecho de las semillas de girasol para formar un material compuesto ligero y espumoso que actúa como una alternativa natural al poliestireno.

Thomas Vailly usa girasoles para hacer materiales biológicos.

Este pegamento extraído de las semillas se puede utilizar como adhesivo para ensamblar los diferentes materiales de base biológica, que luego se pueden recubrir con barniz de girasol para hacerlos resistentes al agua.

“El cultivo de girasol ofrece una gama única de materiales biológicos y biodegradables”, dijo Vailly. “Al entrar en el ámbito de los bioplásticos, es posible realizar una gran cantidad de aplicaciones de lo que antes se consideraba un desperdicio: desde un pequeño perno hasta un gran panel de aislamiento, desde un bio-tablero hasta un estuche para teléfonos inteligentes”.

“Lo que es importante tener en cuenta es que estos materiales de base biológica son diferentes a los que están acostumbrados las industrias y los consumidores”, agregó. “Los materiales de base biológica no deben considerarse como un reemplazo de sus contrapartes sintéticas, tienen diferentes cualidades que pueden explotarse”.

Thomas Vailly usa girasoles para hacer materiales biológicos.

Vassily prevé que el material biológico se transforme en una variedad de artículos, desde empaques y vajillas descartables hasta muebles de oficina y sistemas de paneles acústicos.

Leer también

La revolución del plástico: vegetal, compostable y biodegradable

“Para mí, solo es racional y lógico ver los recursos que no utilizamos, que se denominan erróneamente desechos, y ser creativos con ellos”, dijo el diseñador.

“¿Por qué utilizar un adhesivo a base de petróleo para pegar partículas de girasol cuando puede extraer todos los ingredientes necesarios del campo? Es aplicar la misma lógica que  nuestros ancestros aplicaban por necesidad: aprovechar al máximo lo que está frente a su nariz,” continuó.

El proyecto fue financiado por Atelier Luma, y formará parte del complejo artístico Luma Arles. El edificio de aluminio reflectante que albergará el centro de arte ha sido diseñado por Frank Gehry y se inaugurará en la primavera de 2020.

En un proyecto similar, un equipo de investigadores británicos y franceses desarrollaron una nueva versión del antiguo material de construcción, hecho de una mezcla de agua, suelo y fibras como paja y cáñamo, como una  opción ecológica para los hogares.