De manera inhabitual para la administración de Mauricio Macri, se actualizó el precio del biodiesel el viernes por la tarde, sin que antes se hubiera publicado una resolución que lo indicara en el Boletín Oficial, como normalmente sucedía.

El valor se incrementó un 4 por ciento. Varió de 27.660 pesos por tonelada fijado en febrero, a 28.734 pesos por tonelada para este mes de abril.

Este aumento no desanuda un gran problema que está transitando el sector del biodiesel. No sólo porque la industria esperaba un precio por tonelada superior a los 30.000 pesos –9 por ciento-, sino porque desde febrero que regía un valor de 27.660 pesos que, según los empresarios, no alcanza para operar a los costos de marzo.

Leer también

En Córdoba se desarrolló el primer tractor «híbrido» del país

Tal es así que, según pudo averiguar con varias fuentes Surtidores.com.ar, desde hace algunas semanas la industria dejó de entregar biodiesel a las refinerías, para que estas hagan el habitual corte del 10 por ciento con el gasoil que se vende en surtidor. Es por ello que actualmente algunas petroleras no están realizando la mezcla obligatoria, por dicho faltante.

Y esto está generando un problema para las compañías hidrocarburíferas: que al vender un 100 por ciento de gasoil estarán pagando más impuestos, dado que el biodiesel está favorecido por ser menos dañino al medioambiente. Se calcula que ese costo impositivo redunda entre un 1,5 y un 2,5 por ciento más.

¿Se trasladará el precio al usuario? Según la fuente, que solicitó no revelar su identidad, en principio no. Sería absorbido por las petroleras y, en todo caso, la Estación de Servicio. No obstante, si el conflicto no se destraba, podría en un futuro próximo verse trasladado al bolsillo del usuario.

En búsqueda de una salida

El día de hoy, representantes de la Cámara Argentina de Empresas Regionales Elaboradoras de Biocombustible (CEPREB) mantendrán una reunión con el Subsecretario de Hidrocarburos y Combustibles, Carlos Casares, para encontrar una solución a este conflicto.

Leer también

La Liga bioenergética trabaja para una nueva ley de biocombustibles

Algunos empresarios del biodiesel están sumamente preocupados por este presente y otros manifiestan abiertamente su estado crítico. Tal es el caso de la empresa de capitales tucumanos Viluco, perteneciente al Grupo Lucci, que el jueves pasado presentó ante la Subsecretaría de Trabajo de la provincia el Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC).

Sus representantes también les informaron al Sindicato de Aceiteros, que prevén el despido de 117 de los 200 trabajadores pagando el 50 por ciento de las indemnizaciones y en cuotas.

Surtidores.

Buscan impulsar el desarrollo de la industria de bioetanol en San Luis