La apuesta de Santa Fe por el biodiésel va en serio y tiene una meta ambiciosa: lograr que a partir del 1 de diciembre en la mayor parte del transporte urbano e interurbano de la provincia, que utiliza unos 750 millones de litros de combustible por año, se cargue biodiésel al 100%. El objetivo se cristalizó en una resolución que está a punto de firmar el gobierno santafesino y que fija plazos concretos para avanzar en la utilización del biocombustible ​en los colectivos.

En el primer artículo, por ejemplo, se establece que las empresas de transporte de las ciudades de Santa Fe y Rosario, que posean más de 50 unidades, “deberán utilizar obligatoriamente combustible biodiesel al 100% (B100)” para seguir recibiendo los subsidios que entrega el gobierno provincial de acuerdo a un cronograma que arranca el 1 de junio (con la obligación de que el 25% de las unidades ya usen este biocombustible), sigue el 1 de agosto (50% de las unidades), el 1 de octubre (75% de las unidades) y termina el 1 de diciembre con el 100% de los colectivos.

Leer también

El biodiesel santafesino vuelve sonar en los escenarios

El gobernador Miguel Lifschitz (centro, con el micrófono) y la secretaria de Energía de Santa Fe, Verónica Geese, presentaron los resultados de la prueba en el transporte de Rosario.
El gobernador Miguel Lifschitz (centro, con el micrófono) y la secretaria de Energía de Santa Fe, Verónica Geese, presentaron los resultados de la prueba en el transporte de Rosario.

El artículo 2 de la resolución establece un cronograma similar, que comienza el 1 de agosto, para las empresas de transporte provinciales que posean más de 15 unidades. “La normativa ofrece la posibilidad de hacer algunas excepciones, en algunos casos concretos, pero implica un fuerte avance en la utilización del biodiésel que demostró sus ventajas en las pruebas que hicimos durante 6 meses en 310 colectivos de la ciudad de Rosario”, le contó a Clarín Rural Verónica Geese, secretaria de Energía de Santa Fe.

El balance de la experiencia rosarina, según la funcionaria, barrió con muchos mitos. “Los mecánicos de las empresas pensaban que tapaba esto o aquello y pudimos demostrar, a través de una consultoría especializada, que eso no era cierto. Los mismos choferes dijeron que no notaron la diferencia”, aseguró Geese.

La funcionaria estima que en la actualidad ya hay más de 500 colectivos que en Rosario están utilizando B100, porque a las unidades del municipio rosarino, en las que se realizó el estudio, se sumaron las de una empresa privada: Rosario Bus.

Uno de las razones de peso es el costo del biocombustible, porque cada litro de biodiésel cuesta 5 pesos menos que el gasoil grado 2. “Y ese cálculo lo hicimos antes del último aumento”, aclara Geese. Otro punto clave es que es una forma de fortalecer el complejo de producción de biodiésel, que se concentra en las terminales portuarias del Gran Rosario, con una demanda interna más significativa.

Leer también

Santa Fe utilizará biodiesel puro en el transporte público de toda la provincia

La tercer ventaja, dice Geese, es la posibilidad de construir un circuito de pura bioeconomía. “Hay que pensar que la soja que se cosecha en la provincia, con maquinaria agrícola que puede funcionar con biodiésel, se procesa en las plantas santafesinas y se utiliza en los camiones que transportan el cultivo y también en todo el sistema del transporte urbano e interurbano, con grandes ventajas ambientales y menores costos”, insiste.

Santa Fe es pionera en la utilización de biocombustible en el transporte, pero ya se sumó la ciudad de Buenos Aires con algunas unidades. El gobierno santafesino, además, firmó un convenio con Salta y esta semana con Córdoba para ampliar esta iniciativa a estas provincias​, que integran la Liga Bioenergética.

Gastón Neffen/Clarín Rural.