Un nuevo biocombustible diesel elaborado a partir de un subproducto agrícola está ayudando a potenciar la flota de transporte de leche de Fonterra, y se espera que más empresas sigan su ejemplo.

Z Energy construyó la primera planta de biodiesel a escala comercial de Nueva Zelanda, utilizando un proceso que convierte el sebo, un producto poco deseado generalmente exportado para fabricar jabón y velas, para producir un combustible diesel de alta calidad.

El biocombustible de la planta ubicada en Wiri, al sur de Auckland, se está utilizando ahora en 150 camiones que transportan la leche de Fonterra en las regiones de Waikato y Bay of Plenty.

Leer también

Queensland (AU) quiere hacer punta en combustibles de bajas emisiones de carbono

El gerente nacional de logística y transporte de Fonterra, Barry McColl, dijo que el biocombustible reduciría las emisiones de carbono en un cuatro por ciento por camión.

«Reducir nuestra huella de carbono es realmente importante para nosotros. El combustible se quema de manera más limpia, por lo que definitivamente reduce las emisiones de carbono», dijo.

Si bien hay una pequeña prima para el biocombustible, McColl dijo que valió la pena el pequeño aumento de los costos.

«Hacer lo correcto siempre va a ser un poco más caro que hacer el promedio», dijo.

Barry McColl dijo que Fonterra está comprometido a reducir su huella de carbono.
Barry McColl dijo que Fonterra está comprometido a reducir su huella de carbono. Crédito de la foto: Newshub

Dijo que el cambio a los biocombustibles fue un compromiso genuino de la cooperativa de productos lácteos.

Leer también

El tambo del “fin del mundo”

«Fonterra tiene algunos objetivos serios en relación con el uso del agua, la calidad del agua, el uso de la energía y la neutralidad de emisiones de carbono».

Mientras tanto, Sheena Thomas de Z Energy dijo que el uso del combustible tenía beneficios ambientales positivos.

«A plena capacidad, la planta puede producir 20 millones de litros de biocombustible al año, y eso representa una reducción de 37,000 toneladas en las emisiones de carbono para Nueva Zelanda», dijo.

Ella dijo que era una manera fácil para que la industria de camiones se moviera hacia un medio ambiente más amigable.

«Se quema de forma más limpia, hay menos humo negro, es mejor para las personas y el medio ambiente, y hay menos desgaste en los componentes del motor», dijo la Sra. Thomas.

Agregó que el compromiso de Fonterra fue vital en la configuración de la planta de biocombustibles.

Leer también

Lechería: el modelo neozelandés bajo la lupa

«No hubiéramos tenido el valor de embarcarnos en la construcción sin el apoyo de clientes como Fonterra».

150 de la flota de Fonterra están utilizando el nuevo biocombustible.
150 camiones de la flota de Fonterra están utilizando el nuevo biocombustible. Crédito de la foto: Supplied.

«Ha sido un camino largo, pero se han mantenido con nosotros todo el tiempo y es genial poder producirlo».

La Sra. Thomas espera que la industria del transporte se incorpore con la nueva opción de combustible.

«No hay una solución para un futuro con menos emisiones de carbono, pero esta es una alternativa viable, es una solución realmente sensata».