La usina Cerradinho en fue en 2018 la de mayor producción generando 454,71 GWh.

La temporada 2018/19 no fue del todo buena en la región Centro-Sur. A los mayores costos para producir caña de azúcar habo que sumarle una menor cantidad de caña molida. Para completar, el precio del azúcar no acompaño y el etanol, que estuvo en buen momento no tuvo fuerzas necesarias para generar ganancias sustanciales.

Y aquí es donde se ve la oportunidad que se presenta para un tercer producto: la bioelectricidad. Menos volátil en términos de mercado, la expansión de la cogeneración es también una promesa para los próximos años.

Leer también

La biomasa cerró el 2018 como la tercera fuente eléctrica más importante de Brasil

De acuerdo con el Programa de Educación Continua en Economía y Administración de Empresas (Pecege) en 2018/19, cada tonelada de caña generó unos ingresos de  USD 2,27 por unidades comercializadas bioelectricidad. El incremento para una usina media del sector fue de USD 6 millones en la temporada.

En 2018, 188 usinas utilizaron biomasa de caña para generar 21,46 TWh, un aumento casi insubstancial frente a 2017, cuando 191 unidades produjeron 21,45 TWh (+ 0,05%) y que ubican a la biomasa como la tercera fuente de generación en Brasil, apenas detrás del gas natural. La información es de la Cámara de Comercialización de Energía Eléctrica (CCEE).

Leer también

En Brasil construirán la mayor planta de biogás de América

El grupo que encabezó la lista de cogeneración en 2018 fue Raízen Energia, con una producción de 2,47 TWh contabilizando sus 15 usinas. Sin embargo, fue Cerradinho quien quedó en primer lugar en el desempeño individual. Sólo la unidad generó 454,71 GWh en 2018, garantizando la primera colocación por segundo año consecutivo.