La transformación digital en el sector agropecuario generará enormes economías de escala, fortalecerá la capacidad para minimizar los riesgos asociados al cambio climático, e impulsará una creciente concentración y capitalización de las empresas agrarias.

Esa fue la conclusión de un conversatorio organizado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones de Costa Rica (MICITT), el Ministerio de Agricultura y Ganadería de Costa Rica (MAG) y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), que servirá para guiar el camino hacia la transformación digital del sector agrícola mediante la inclusión, el desarrollo y la aplicación de herramientas tecnológicas.

En el conversatorio participaron los ministros costarricenses Luis Adrián Salazar, de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones, y Renato Alvarado, de Agricultura y Ganadería, así como el Director General del IICA, Manuel Otero.

Leer también

La digitalización del vino: robots, drones y sensores

También asistieron el Director de Tecnologías Avanzadas de Microsoft, Mario Vargas, y el Gerente de Operaciones de TI de Intel para América Latina, Federico Castro.

Vargas expuso sobre el uso de Big Data en la agricultura, mientras que Castro contó la experiencia que ha tenido la multinacional tecnológica en el desarrollo de su centro de innovación basado en Costa Rica.

Edwin Aguilar, coordinador del programa de transformación digital de la Universidad Cenfotec; Manuel Otero, Director General del IICA; Luis Adrián Salazar, Ministro del MICITT de Costa Rica; Renato Alvarado, Ministro del MAG de Costa Rica; y Lloyd Day, Subdirector General del IICA.

El conversatorio también contó con el aporte de representantes de Lantern Technologies y la Universidad CENFOTEC, quienes abordaron temas como el uso de Blockchain para la trazabilidad del café e Internet de las cosas para la agricultura. Además, estas empresas realizaron demostraciones de tecnologías que han desarrollado para su uso en el campo.

La iniciativa está vinculada al Plan Nacional de Desarrollo de las Telecomunicaciones 2015-2021 y a la Estrategia de Transformación Digital hacia la Costa Rica del Bicentenario 4.0, 2018-2022, que lidera el MICITT con el objetivo de reducir la brecha digital de acceso, uso y apropiación de tecnologías para mejorar la calidad de vida de poblaciones vulnerables, así como acelerar la productividad, la competitividad y el desarrollo socio-económico, tomando ventaja de la cuarta revolución industrial.

De acuerdo con Otero, esta propuesta evidencia la madurez de Costa Rica al involucrar a distintos actores en esta tarea que no solo les compete a los ministerios, sino a todas las organizaciones del sector público y privado.

“Es la hora de que entre todos generemos bienes públicos para quienes más lo necesitan. La nueva agricultura tiene que ser inteligente desde el punto de vista ecológico, nutricional y digital. Debemos transformar las zonas rurales en zonas de progreso y las nuevas tecnologías nos dan esa oportunidad. Nuestra región tiene un papel fundamental de cara al 2050, pues tenemos los recursos naturales necesarios, ahora apuntamos a tener las tecnologías” afirmó.

Leer también

Costa Rica lanza política de semillas para mayor acceso a calidad y variedad

Según el ministro Salazar, Costa Rica está en un punto de inflexión que le genera la oportunidad de competir en una economía y un mundo globalizado, donde la capacidad productiva radica en el conocimiento, pero ese conocimiento debe ser inclusivo.

“En la estrategia de transformación digital de nuestro país, hemos incluido la transformación empresarial 4.0 como elemento fundamental para la construcción de capacidades empresariales competitivas, en donde destaca el impulso a la transformación del sector agro costarricense con el uso de tecnologías disruptivas las cuales hoy analizamos como Inteligencia Artificial, Big Data y robótica aplicadas en la agricultura. De aquí saldrán insumos valiosos para que este sector marque la ruta a seguir de la mano con la tecnología”, destacó.

Desde el IICA se valoran las condiciones de Costa Rica como centro para el desarrollo de tecnología en el sector agrícola para Centroamérica. Se pretende dar este paso mediante el desarrollo de mecanismos que fortalezcan la institucionalidad de su sector agropecuario y que permitan la inserción de nuevas tecnologías en la producción, apuntando a la generación de capacidades para el uso de tecnologías disruptivas y al incremento en las capacidades en el uso de las tecnologías digitales por parte de los productores.

En este tema, el titular del MAG, Renato Alvarado, enfatizó que la tecnología no existe para aquellos que no tienen el acceso ni la forma de aprender de ella, y resaltó la importancia de capacitar a los productores para que la puedan utilizar.

“Vamos a tomar de la mano a aquellos que han quedado atrás, porque son ellos quienes ponen la comida en la mesa de los costarricenses durante los 365 días del año. Debemos incorporar a los productores, sus hijos, su familia, para que sigan alimentando a este país como lo han hecho históricamente”, señaló el ministro Alvarado.