Solugen, una startup que se ha establecido el objetivo ambicioso de la descarbonización de una gran parte de la industria petroquímica, puede ser la primera empresa millonaria legítima  en comenzar con un laboratorio de metanfetamina.  

Cuando los co-fundadores de la compañía Gaurab Chakrabarti y Sean Hunt comenzaron a buscar un laboratorio para probar su proceso de producción enzimática de peróxido de hidrógeno, apenas contaban con pequeña subvención de US$ 10,000 del MIT, que debía pagar sus salarios y cubrir el alquiler y el equipo de laboratorio.  

Chakrabarti, quien ahora en broma se llama a sí mismo «el Heisenberg del peróxido de hidrógeno», dice que los laboratorio que miraron inicialmente eran demasiado caros, por lo que a través de un amigo de un amigo, él y Hunt terminaron por alquilar un espacio en un laboratorio cerca del aeropuerto de Houston por $ 150 por mes.  

Hunt y Chakrabarti refinaron su proceso de fabricación entre los quemadores y los matraces de fondo redondo, utilizando una fermentación basada en la enzima patentada de Solugen, hecha de células de levadura modificadas genéticamente para producir peróxido de hidrógeno.  

«En 2016 fui a visitar la sede de Solugen en Houston. Estaban subarrendando una pequeña parte de un laboratorio más grande y era uno de los laboratorios más vagos que había visto, pero a los fundadores de Solugen les gustó porque la renta era baja», recuerda Seth Bannon, inversionista de Solugen y socio fundador de la firma de inversiones Fifty Years. “Sean y Gaurab fueron increíblemente impresionantes. Tenían su prototipo de reactor en funcionamiento y ya estaban vendiendo el 100 por ciento de su capacidad, entonces invertimos «.  

Crear un proceso que pueda producir miles de toneladas de productos químicos, sin depender del petróleo, sería un paso muy importante en la lucha contra el cambio climático global. Y Solugen dice que ha hecho exactamente eso, al tiempo que logra que la industria química subsidie ​​su desarrollo. 

Leer también

De gases de efecto invernadero a plásticos

La industria química es responsable del 10 por ciento del consumo de energía global y del 30 por ciento de la demanda de energía industrial, mientras que también contribuye con el 20 por ciento de todas las emisiones de gases de efecto invernadero industrial, según el sitio web Global Efficiency Intelligence 

A medida que el mundo comienza a enfrentar los efectos del cambio climático global, reducir las emisiones de la industria será de importancia crítica para garantizar que la actividad humana no cambie de manera irrevocable y catastrófica.

La industria (acero, cemento y manufactura) representa el 21% de las emisiones humanas, una vez y media más que todos los automóviles, camiones, barcos, trenes y aviones del mundo juntos”. 

Las emisiones de gases de efecto invernadero son solo uno de los peligros asociados con el enfoque de producción de la industria petroquímica. Los procesos mediante los cuales se fabrican los productos químicos también son increíblemente volátiles, y el trabajo es peligroso tanto para los empleados como para las comunidades en las que operan estas plantas.   

Por el contrario, el proceso de Solugen es solo un poco más peligroso que la elaboración de cerveza.  

En los años transcurridos desde que Bannon visitó a la compañía en su primer laboratorio, Solugen ha construido una planta de producción en funcionamiento capaz de elaborar suficiente peróxido de hidrógeno para generar decenas de millones de dólares en ingresos para la compañía.  

Leer también

Río de Janeiro apuesta por biogás para cumplir la meta de cero emisiones de carbono

Además de su instalación de fabricación móvil actual, una mini planta de 1.000 pies cuadrados (90 metros cuadrados) montada sobre patines, Solugen está utilizando US$ 13,5 millones en financiamiento nuevo de inversionistas para construir una nueva instalación modular de 2.500 pies cuadrados (230 metros cuadrados) que producirá 5,000 toneladas de  Peróxido de hidrógeno al año.  

Ese nuevo dinero provino del fondo Founders Fund (cofundado por el controvertido inversionista libertario, Peter Thiel), Fifty Years e Y Combinator 

La salsa secreta de Solugen es su capacidad para crear la enzima oxidasa a bajo costo que se pueden combinar con azúcares simples para hacer químicos de oxidación, que representan aproximadamente la mitad de los US$ 4.3 billones que mueve la industria química global.

Los biorreactores de la compañía han sido diseñados específicamente para los productos químicos que elabora, pero la verdadera innovación es considerar las enzimas como una herramienta para las químicas de oxidación.  

Las empresas ahora pueden diseñar estas enzimas gracias a los avances en biología computacional y la nueva capacidad de los bioquímicos para diseñar ADN, dice Chakrabarti. 

Solugen utiliza tecnologías de edición de genes CRISPR para modificar las células de levadura. Ha identificado un cierto factor de transcripción que actúa como un ascelerante para producir la enzima que requiere el proceso de Solugen. El ácido ribonucleico mensajero desborda la mayoría de los procesos típicos de una célula para obligar a la célula a dedicar la mayor parte de su función a la producción de enzimas. Luego, la compañía terceriza a una organización de investigación la fabricación de la enzima a bajo costo.  

Las empresas también han reducido el costo de fabricación de estas enzimas especiales. «La revolución es la mercantilización de la biofabricación, específicamente la producción de enzimas», dice Chakrabarti. «En lugar de que nuestras enzimas cuesten US$ 1,000 por kg … Son US$ 1 a US$ 10 por kg».  

Una vez que Solugen prueba que la nueva instalación puede funcionar, el único problema es la escala, según Chakrabarti. «Usamos tecnologías de enzimas para crear mini-molinos químicos [y] cada mini-molino puede hacer 5,000 toneladas de productos», dice Chakrabarti 

Leer también

La descarbonización en Finlandia se produce cinco años antes de lo previsto

Una planta química típica tiene una capacidad de producción de 50,000 toneladas, pero el proceso de Solugen es mucho más barato, dice Chakrabarti. Eso le permite a la compañía construir una red de plantas más pequeñas de manera rentable. «Estas son industrias enormes donde podemos hacer productos más baratos», dice. 

 Y por cada tonelada de producto que Solugen fabrica y vende, es el equivalente a eliminar seis toneladas de carbono de la atmósfera, dice Chakrabarti 

Las compañías de petróleo y gas ya han firmado contratos y están ordenando los productos de la compañía por sumas de varios millones en ventas.  

«Es una buena manera de financiarnos y financiar la desaparición de la industria del petróleo y el gas», dice Chakrabarti sobre las ventas de la compañía a sus clientes iniciales, «Nos dan dinero y nos permiten buscar otros químicos que hubieran estado basados en el petróleo … Nuestro objetivo final es acabar con ellos «.