Los cambios en los sistemas de producción agrícola -de la agricultura tradicional a la intensiva– han generado diversos impactos ambientales sobre el medio natural, tales como la pérdida de biodiversidad.

En la actualidad, las explotaciones agrarias intensivas en toda Europa han causado la desaparición de millones de aves agrícolas, que también están afectadas por el cambio climático.

Las explotaciones agrarias intensivas en toda Europa han causado la desaparición de millones de aves agrícolas, que también están afectadas por el cambio climático

Estas nefastas consecuencias se podrían resolver fomentando el cultivo ecológico. Así lo ha revelado un estudio elaborado por el Equipo de Biología de la Conservación de la Facultad de Biología y del Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la Universidad de Barcelona (IRBio), con la colaboración de la Familia Torres.

Leer también

La Pampa atrae a las bodegas Mendocinas

 

 

Según los expertos, la vitivinicultura ecológica ayuda a proteger las poblaciones de aves y a reducir los efectos del cambio climático sobre el medio natural.

Finca de Torres en el Penendès con vitivinicultura ecológica
Finca de Torres en el Penendès con vitivinicultura ecológica (UB)

Beneficio para las aves y para el cultivo

El estudio, publicado en la revista Agriculture, Ecosystems and Environment, la producción ecológico de la vid incrementa la abundancia y el número de especies de pájaros agrícolas, y favorece al mismo tiempo las poblaciones de pájaros insectívorosque ayudan al control natural de las plagas en los cultivos.

Esta práctica agraria también ayuda a mejorar la resiliencia de los pájaros agrícolas -especialmente sensibles a los cambios medioambientales- ante los efectos del calentamiento global.

La presencia de cubierta herbácea -una práctica en expansión en el cultivo de viñedos europeas- también tiene un efecto beneficioso sobre los pájaros insectívoros, en especial en primavera.

Los efectos beneficiosos del cultivo ecológico de la vid en la fauna eran conocidos desde hace tiempo. Ahora bien, no había mucha información sobre su impacto real en la comunidad de aves agrícolas, explica Àlex Rollan, primer autor del estudio.

“Los efectos beneficiosos del cultivo ecológico de la vid en la fauna eran conocidos desde hace tiempo. Ahora bien, no había mucha información sobre su impacto real en la comunidad de aves agrícolas”, explica Àlex Rollan, primer autor del estudio.

Leer también

Miles de toneladas de biodiésel, gracias a los residuos del vino y del bioetanol

 

 

En este contexto de ausencia de estudios que verificaran su efecto positivo, entre 2014 y 2015 los expertos de la UB-IRBio elaboraron censos de aves en un total de 33 parcelas de vid con denominación de origen del Penedès. Así, por primera vez, un estudio describe el impacto positivo de la vitivinicultura ecológica sobre la abundancia y el número de especies de pájaros insectívoros en los viñedos mediterráneas.

Cultivo ecológico en auge

En este contexto, la práctica de la vitivinicultura ecológica se ha extendido en los últimos años dentro del sector de la vid, uno de los cultivos más tradicionales en todo el país.

En Catalunya este sector representa el primer cultivo ecológico en importancia, y hoy en día una de cada cuatro viñedos tiene origen en la producción agraria ecológica. Sin insecticidas, herbicidas ni abonos químicos, esta práctica incluye una serie de técnicas integradas y respetuosas como el control mecánico de plagas, etc.

Las aves son unos excelentes bioindicadores, ya que reflejan el estado de conservación de los sistemas naturales.

Las aves: bioindicadores

Los pájaros son organismos muy sensibles a los cambios e impactos producidos sobre los ecosistemas. Joan Real, uno de los autores del estudio, explica que las aves “son unos excelentes bioindicadores, ya que reflejan el estado de conservación de los sistemas naturales”.

 

 

 

Conocer cuáles son los factores que pueden interactuar con estos bioindicadores nos ayuda a obtener información para mejorar la gestión de los hábitats naturales y la sostenibilidad ambiental.

“Conocer cuáles son los factores que pueden interactuar con estos bioindicadores nos ayuda a obtener información para mejorar la gestión de los hábitats naturales y la sostenibilidad ambiental”, añade Real.

Además de verificar los beneficios de la vitivinicultura ecológica sobre las aves, el estudio también aporta información de carácter práctico para el sector y ayuda a perfilar una gestión de la producción agrícola “más sostenible y compatible con la conservación de la biodiversidad en el medio rural , y en especial, de las aves agrícolas en peligro por la intensificación agrícola y el cambio climática”, explica Antonio Hernández Matías.

La Vanguardia.