La ONU ha estado advirtiendo que para 2050 nuestros océanos pueden contener más desechos plásticos que peces, una perspectiva desconcertante dada nuestra dependencia de los ecosistemas saludables para sobrevivir.

Ahora, los científicos israelíes dicen que han desarrollado un proceso para fabricar plásticos biodegradables utilizando los recursos propios del océano: las algas. Y la invención podría convertirse en un contador viable para enormes cantidades de plástico que ya se encuentran en los océanos.

En seis décadas, los humanos han producido 8.300 millones de toneladas métricas de plástico, de las cuales solo el nueve por ciento ha sido reciclado, según un informe conjunto de 2018 realizado por la National Geographic Society y la Royal Statistical Society de Gran Bretaña. Dado que el plástico tarda más de 400 años en degradarse, muchos de ellos todavía existen de alguna forma en los vertederos y en nuestros océanos, dañando la vida silvestre y la vida marina y los ecosistemas.

Leer también

Micro-soluciones a macro-problemas: como las algas marinas pueden ayudar a alimentar el mundo

Los bioplásticos son plásticos hechos de fuentes de biomasa en lugar de combustibles fósiles. Se degradan más rápidamente que los plásticos normales, pero requieren recursos naturales preciosos como la tierra y el agua dulce.
Contaminación del agua en la superficie de un río. Deposit Photos

Los científicos de la Universidad de Tel Aviv dicen que el polímero bioplástico que desarrollaron se deriva de microorganismos que se alimentan de algas marinas, lo que lo hace biodegradable, con cero desechos tóxicos y completamente reciclable. Su investigación se publicó en la revista científica revisada por pares “Bioresource Technology” en diciembre.

El invento fue parte de una colaboración multidisciplinaria que comenzó hace un año en la Universidad de Tel Aviv entre el Dr. Alexander Golberg de la Escuela de Ciencias Ambientales y de la Tierra de TAU y el Profesor Michael Gozin de la Escuela de Química de TAU. La investigación fue apoyada por Supratim Ghosh, un becario postdoctoral que se había unido recientemente al equipo de la India.

“No habíamos trabajado juntos antes, pero ahora estamos cooperando estrechamente en múltiples proyectos”, dijo el Dr. Golberg a NoCamels sobre su primer proyecto, que ha generado un entusiasmo generalizado.

Leer también

Todo se transforma: El agro y la conversión de sus residuos plásticos

“Una solución parcial a la epidemia plástica son los bioplásticos, que no usan petróleo y se degradan rápidamente. Pero los bioplásticos también tienen un precio ambiental: cultivar las plantas o las bacterias para hacer el plástico requiere tierra fértil y agua dulce, que muchos países, incluido Israel, no tienen”, dice el Dr. Golberg.

Si bien los bioplásticos han existido por varios años, la gran necesidad de recursos agrícolas ha sido un gran inconveniente en la difusión de la tecnología a nivel mundial.

La tecnología de Golberg y Gozin utiliza microorganismos llamados Haloferax mediterranei, que se pueden recolectar en agua muy salada como en el Mar Muerto. Estos ayudantes unicelulares se alimentan de algas marinas que pueden cultivarse en alta mar y luego se utilizan para producir un polímero para crear plásticos no tóxicos y biodegradables.

El Dr. Golberg le dice a NoCamels que el descubrimiento es una gran promesa. “El proceso que proponemos permitirá a los países con escasez de agua dulce, como Israel, China e India, pasar de los plásticos derivados del petróleo a los plásticos biodegradables”.

El impacto ambiental potencial es significativo ya que países como China e India manejan inadecuadamente la mayoría de sus residuos plásticos. Reemplazar los plásticos tradicionales con bioplásticos que desaparecen en aproximadamente un año salvaría a nuestros océanos de una cantidad considerable de contaminación.

“El plástico de fuentes fósiles es uno de los factores más contaminantes en los océanos”, dijo el Dr. Goldberg en una declaración de TAU. “Hemos demostrado que es posible producir bioplásticos completamente basados ​​en recursos marinos en un proceso que es amigable tanto para el medio ambiente como para sus residentes”.

Kelp cerca de las Islas del Canal. Deposit Photos

Todavía hay algunos obstáculos, sin embargo. El polímero desarrollado por los científicos, llamado polihidroxialcanoato, debe procesarse antes de que se convierta en “plástico” como lo conocemos. El desafío aquí radica en desarrollar mezclas de polímeros que entreguen diferentes tipos de plástico que exhiban propiedades específicas. Como cuando una bolsa de plástico se diferencia de una botella de champú.

“Ahora estamos realizando una investigación básica para encontrar las mejores bacterias y algas que serían más adecuadas para producir polímeros para bioplásticos con diferentes propiedades”, explica el Dr. Golberg.

El equipo de científicos también está trabajando en otros proyectos relacionados, incluida “una amplia biblioteca de materiales biodegradables”, le dice el Dr. Golberg a NoCamels.

Esta biblioteca podría incluir mezclas de polímeros para todos los usos imaginables de plásticos en la vida cotidiana, así como fuentes de alimentos como proteínas o almidones. En enero, los científicos publicaron un artículo que describía cómo los almidones podían producirse de forma sostenible a partir de macroalgas marinas, que luego podrían usarse “como el trigo, para el pan, la pasta, todas estas cosas”, dice el Dr. Goldberg.

La investigación podría conducir a nuevas fuentes de alimentos en medio de la creciente demanda mundial.

Plásticos y alternativas

A medida que el mundo se ha vuelto más consciente de los daños perjudiciales para nuestros océanos, así como para las aves y la vida marina, han surgido varias compañías e iniciativas que buscan atraer la tendencia generalizada de materiales de un solo uso para embalaje y transporte, sin dejar de ser ecológico.

Leer también

Un billete de metro a cambio de tu plástico

Por ejemplo, una empresa en Indonesia creó una bolsa que se ve y se siente como de plástico, pero es tan ecológica que puede comerse ya que está hecha de yuca, una raíz vegetal que es un alimento básico en algunos países de África, Asia y América Latina. La bolsa es completamente degradable y compostable e incluso se disuelve en agua.

Un producto similar fue desarrollado por una empresa chilena. El SoluBag está hecho de piedra caliza y también se disuelve en el agua, sin causar daño al agua que absorbe las partículas.

Otras iniciativas para combatir los residuos plásticos se han centrado en reducir el consumo de plásticos, la gestión de residuos, los incentivos al reciclaje e incluso la prohibición de algunos productos.

También hay otras soluciones potenciales innovadoras

En 2017, los científicos de la Universidad Ben-Gurion desarrollaron bacterias modificadas genéticamente  que se alimentan de plástico. Las bacterias llamadas Pseudomonas putida se modificaron genéticamente para “comer” polietileno-tereftalato (PET), un tipo común de plástico que prolifera en los océanos y en la tierra. Esencialmente, el equipo de BGU (denominado “Plasticure-BGU”) distribuye estas bacterias en partículas de plástico para que se descompongan.

También existe el uso de medusas para ayudar a librar a nuestros océanos de microplásticos, un proyecto que es la colaboración conjunta de científicos israelíes y científicos internacionales.

Combinadas con las campañas para prohibir las pajitas de plástico, bolsas y cubiertos de un solo uso, todas estas iniciativas pueden ponernos en un camino hacia un entorno más seguro y menos contaminado.

Artículo original de © israelnoticias.com | Autorizado para su difusión incluyendo este mensaje y la dirección: https://israelnoticias.com/tecnologia/israel-bioplasticos-algas-marinas-plasticos/