Con el cambio climático como un tema prioritario en la mayoría de los países, se necesita más gente que nunca con ideas creativas para combatir el calentamiento global.  

Una compañía mexicana ha tomado esto literalmente, aprovechando las bondades del nopal para elaborar biocombustible. 

Descrita como el «oro verde de México», la planta de nopal, que ya es un alimento básico en las dietas, medicamentos y cosméticos mexicanos, es purificado y mezclado con estiércol por una empresa de energía limpia llamada Nopalimex 

La mezcla se deja luego para descomponerse, un proceso que produce metano. 

Ubicado en Michoacán, México central, Nopalimex usa el metano, aproximadamente ocho toneladas diarias, para alimentar una máquina llamada biodigestor, que impulsa su producción de chips de maíz y cactus.  

Pero también han estado probando la mezcla sobrante en vehículos del gobierno local en la ciudad cercana de Zitacuaro 

Leer también

Revolución verde: electricidad y wifi de plantas

En 2015, la compañía se convirtió en la primera usina eléctrica alimentada con cactus del mundo con el objetivo de encontrar una alternativa renovable al combustible, al mismo tiempo que crea beneficios sociales y económicos para México.  

Mientras los nopales sean replantados regularmente, el proceso es casi completamente sostenible, produciendo solo agua y desechos de nopal que pueden usarse para fertilizar los cultivos.  

Nopalimex dice que el biogás costará solo US$ 0,65 por litro, alrededor de un tercio más barato que el costo de la gasolina regular y estima que la flota de autobuses y automóviles con los tanques modificados reducirá su uso de gasolina en al menos un 40%.  

¿Aire limpio alimentado por cactus? Eso seguro que picará la fantasía de los mexicanos en todas partes.