Miles de estudiantes se manifiestan este viernes contra el cambio climático en Viena, Austria. (Foto: EFE/ Florian Wieser)

De Sidney a Copenhague. De Londres a Berlín. De Roma a Hong Kong. Y, también en Buenos Aires, Córdoba y otas ciudades del interior. La protesta de los estudiantes contra la inacción de los Gobiernos frente al cambio climático se ha convertido este viernes en algo tan global como el calentamiento. Tanto, que es complicado encontrar en el mundo una capital en la que no se haya celebrado una manifestación dentro la campaña Friday For Future, un movimiento juvenil global iniciado en 2018 por la adolescente sueca Greta Thunberg, quien se negó a ir a la escuela para presionar al gobierno en Estocolmo a tratar el cambio climático como una crisis y a tomarse en serio las medidas del Acuerdo de París para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Thunberg, una joven de 16 años diagnosticada con Asperger, revolucionó al mundo el año pasado cuando comenzó en septiembre con los paros en su escuela con la iniciativa Viernes por el Futuro. De aquella decisión surgió el movimiento #schoolstrike4climate, o “huelga escolar por el clima”, una llamada a chicos de colegios secundarios a levantarse de sus bancos, declarar una huelga y reclamar a los políticos por su futuro.

Leer también

Construyendo un mundo más sustentable

Greta ha inspirado a muchos jóvenes con sus discursos. Durante la Cumbre de la Conferencia de las Partes sobre el Cambio Climático, llevada a cabo en diciembre pasado en Katowice, Polonia, fue directo contra los asistentes, entre ellos políticos y empresarios: “Ustedes no son lo suficientemente maduros para decir las cosas como son; incluso, esa carga nos la quieren dejar a nosotros, los pequeños (…). Dicen que aman a sus hijos por encima de todo, pero les están robando el futuro ante sus propios ojos”. Y luego, durante el Foro Económico Mundial, en Davos, Greta se enfocó en incomodar a los dirigentes internacionales: “Los adultos dicen que hay que dar esperanza a los jóvenes. Yo no quiero su esperanza, quiero que empiecen a entrar en pánico. La casa se está quemando”.

“Ustedes no son lo suficientemente maduros para decir las cosas como son; incluso, esa carga nos la quieren dejar a nosotros, los pequeños (…). Dicen que aman a sus hijos por encima de todo, pero les están robando el futuro ante sus propios ojos”.

Estudiantes de todo el mundo adhirieron a la tradición que estableció “Greta” el año pasado y faltaron a clase para salir a las calles en protesta. En muchos países, los adolescentes asistieron a la escuela y luego participaron de las manifestaciones.

Miles de jóvenes se reunieron frente al Congreso de la Nación. Los adolescentes organizaron en poco tiempo un escenario por el que pasaron varios representantes con sus mensajes. El más claro y contundente: “Sean el cambio, no sólo lo prediquen”. Los chicos, que llegaron desde distintos puntos de la ciudad y del conurbano, llevaban carteles con sus mensajes: “Nos estamos quemando”, “Los dinosaurios también pensaban que tenían tiempo”, “Si respirás aire, esto te importa”. Los mostraban a los transeúntes y a los automovilistas que acompañaban el reclamo con sus bocinas.

Leer también

¿Y si Rifkin tiene razón?

“Tienen razón en preocuparse. Debemos cambiar mucho, debemos cambiar ya, antes de que cambie todo”, dijo Inés Camilloni, científica argentina de la UBA experta en cambio climático que fue invitada por los adolescentes como oradora. La experta enumeró la cantidad de impactos que el cambio climático causa en la Argentina y en el mundo.

“A los que está hartos de estar hartos, les pedimos que dejen de estarlo”, dijo Bruno Rodríguez, de 18 años, de la agrupación Jóvenes por el Clima Argentina respecto de la actitud que los chicos deben tomar ante el reclamo, especialmente dirigido a la clase política local. “Queremos que se cumpla con el Acuerdo de París, que se cumplan las leyes de presupuestos mínimos ambientales, que el cambio climático empiece a estar en la agenda política”, continuó Rodríguez. “Somos los jóvenes los que tenemos que liderar esta lucha, es nuestro futuro”, dijeron los chicos de una de las agrupaciones del Colegio Nacional de Buenos Aires.

Por la plaza también pasaron algunos políticos y representantes de ONGs ambientalistas de la Argentina y se mostraron esperanzados con la convocatoria: “Esta demostración de los jóvenes hoy frente al Congreso superó todas las expectativas. Es realmente impresionante ver como reclaman por mayor ambición climática. Da mucha esperanza por lo que significan las generaciones futuras y es sumamente importante para reforzar los pedidos que se vienen haciendo hace mucho años desde las ONGs y la sociedad civil”, dijo Enrique Maurtua Konstantinids, experto en cambio climático de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (Farn).

La manifestación también fue masiva en Córdoba, donde cientos de jóvenes se convocaron a través de facebook para concentrarse en la entrada al Patio Olmos a las 17 hs.

Nos sumamos a la iniciativa de Greta Thunberg para exigirles medidas urgentes a los políticos de todo el mundo por el…

Posted by Cordoba Climate Save on Monday, March 11, 2019

 

Con información de Infobae, La Voz y el País.