Módulo Bioquímico del BIO2C de CENER

En el Departamento de Biomasa de CENER (Centro Nacional de Energías Renovables) están convencidos de la necesidad de avanzar hacia una bioeconomía circular, en la que la sociedad sea capaz de valorizar los subproductos y residuos. En ese sentido, el departamento está participando en cuatro iniciativas específicas, cuyo fin es desarrollar las cadenas de valor más adecuadas para la valorización de diversos residuos orgánicos.

Así, a través del Proyecto “Biorrefinería Urbana Circular en Navarra”, financiado por el Gobierno de Navarra, trabaja en el diseño de un nuevo concepto de valorización integral y en cascada de las diferentes fracciones que conforman la fracción orgánica de los residuos sólidos urbanos (FORSU) para obtener bioproductos de mayor valor añadido. CENER desarrolla procesos de fraccionamiento de la FORSU, y la valorización de las fracciones de carbohidratos, proteínas, lípidos y lignina.

Leer también

Bolivia importará basura de Argentina para convertirla en biogás

Por otro lado, el Proyecto H2020-BBI “PERCAL” pretende explotar esta fracción orgánica de los residuos urbanos como materia prima para desarrollar productos químicos intermedios de interés industrial, con alto rendimiento y bajo nivel de impureza, tales como el ácido láctico, el ácido succínico y los biosurfactantes. CENER lidera la producción de biosurfactantes, valorizando el subproducto de fermentación que queda después de la producción de bioetanol, ácido succínico y ácido láctico.

Minimizar el gap existente entre la viabilidad tecnológica y las aplicaciones industriales de la valorización de residuos urbanos es el objetivo del Proyecto H2020 SCALIBUR. CENER encabeza la ruta de valorización de la FORSU, ejecutando la hidrólisis enzimática y la fermentación en su planta de demostración BIO2C (Centro de Biorrefinería y Bioenergía), para una posterior producción de biopesticidas y biopoliésteres.

Leer también

La bacteria ‘E. coli’ como base para crear biodiesel, plásticos, polímeros y productos farmacéuticos

Por último, el Proyecto H2020 NextGenRoadFuels busca demostrar que la licuefacción hidrotermal esuna tecnología viable y sostenible para la producción de combustibles para el transporte por carretera, utilizando residuos urbanos de escaso valor añadido como materia prima. En este caso, CENER se centra en valorizar materias primas con alto contenido en nitrógeno orgánico, como lodos de depuradora.

Con estas y otras iniciativas futuras, CENER está desarrollando tecnología con el fin de obtener nuevas rutas de valorización de residuos orgánicos para su posterior incorporación a nivel industrial, contribuyendo así al desarrollo de la Hoja de Ruta de la Economía Circular propuesta por la Comisión Europea.

Residuos Profesional.