Los participantes del proyecto “La producción de biocombustibles en proceso utilizando BioElectroCatodos y CO2” incluyen el Centro de Investigación e Innovación Pro-Akademia, dependiente del Ministerio de Ciencia y Educación Superior, la Universidad de Tecnología de Chipre, Eneres CPM Ltd -una compañía internacional que brinda servicios en el área de energía- y Omni3D Ltd. La firma es uno de los pocos beneficiarios que ha calificados para la realización de veintiséis proyectos europeos en 2018.

El objetivo del proyecto es implementar la innovación en los biocatalizadores de electrosíntesis biológica. Un equipo internacional trabajará en la invención de nuevos cátodos y el uso de la impresión 3D para construir un Reactor Bafle de Electrosíntesis Microbiana, que pueda transformar el CO2 en biometano y/o etanol.

Proceso de electrosíntesis microbiana.
La realización del proyecto se enfocará en resolver los tres problemas principales relacionados con los sistemas de energía actuales, que son:

1. Almacenamiento de energía
2. Estabilidad de la red
3. Emisión de CO2

Leer también

El biocrudo como materia prima del siglo XXI

Creemos que con la inclusión de Omni3D en este tipo de proyecto podemos contar con la oportunidad de mostrar nuevos usos de la impresión 3D. También es un intento de reconocer la responsabilidad y de hacer que todos los empresarios tomen conciencia del creciente riesgo y la necesidad de combatir el calentamiento global. El éxito del proyecto depende no solo del trabajo de los miembros del consorcio, sino también de una participación activa de los países que demuestran una importante emisión de CO2. Como representante de Polonia en este esfuerzo internacional, nos sentimos particularmente obligados porque nuestro país ocupa el lugar 21 en el ranking mundial de emisiones de CO2 , explica Paweł Robak, el CEO de Omni3D Ltd.

El proyecto se basa en el uso de un catalizador microbiológico que reduce el CO2 a productos orgánicos utilizando electrones proporcionados por una fuente de energía externa. Los electrones se toman del cátodo de un sistema bioelectroquímico. El sistema ha sido diseñado principalmente para realizar reacciones reductoras biológicas. Esta tecnología también es capaz de:

1. convertir energía eléctrica proveniente de fuentes de energía renovables (fluctuantes) en metano o etanol que puede almacenarse, distribuirse y consumirse a demanda,
2. utilizar CO2 como única fuente de carbono para la producción de metano (que puede usarse como combustible o se puede transformar en electricidad y calor) o etanol.

La tecnología también se puede utilizar en instalaciones de biogás: hay más de 12.400 en Europa y en industrias que producen grandes cantidades de CO2.

Krzysztof Kardach, el principal tecnólogo de OMNI3D, explica:

En el curso del proyecto, desarrollaremos y probaremos materiales termoplásticos, que luego se utilizarán para examinar la eficiencia de la electrosíntesis microbiana (MES). Ésta será la primera etapa.

En la segunda etapa, el equipo se enfocará en el desarrollo de un prototipo de una impresora 3D particularmente optimizada para la producción en masa de los reactores diseñados. El producto final del proyecto ayudará a combatir la escasez de energía y, lo más importante, aportará un gran beneficio a las industrias que emiten CO2 y también a los ciudadanos comunes. Aportará dos ventajas: menos CO2 en la atmósfera y el biogás que se puede utilizar en hogares y vehículos como fuente de energía con la capacidad de podr ser almacenado.

Leer también

Canadá: Desarrallan innvoador bioplástico derivado de madera para impresión 3D

No es el único proyecto que OMNI3D está desarrollando actualmente. La firma también está trabajando en un robot pionero multifuncional con tecnología de impresión 3D FFF y nuevas soluciones de materiales para la industria de la defensa y la aviación cívica. En esa área, la firma coopera con instalaciones académicas tanto a nivel nacional como internacional.

La firma también participa en proyectos de estudiantes. En el concurso internacional Formula Student el año pasado, los estudiantes de la Universidad de Tecnología de Rzeszów usaron su auto de carrera que estaba equipado con un colector de admisión provisto por OMNI3D. Los miembros del “Equipo de carreras” obtuvieron el segundo mejor puesto en la Fórmula española Andora.

* * *
M-ERA es una red de 38 organizaciones de 25 países europeos que financia la investigación en ciencia de materiales e ingeniería. El consorcio anuncia competiciones apoyadas por la Comisión Europea para proyectos llevados a cabo por equipos internacionales de investigación. OMNI3D opera en colaboración con la Universidad de Tecnología de Chipre, Eneres CPM Ltd, una empresa de consultoría, y el Centro de Investigación e Innovación Pro-Akademia.