En los alimentos y bebidas, los consumidores exigen que las cadenas de suministro sean cada vez más transparentes. Y además, quieren saber qué ingredientes se incluye en los productos antes de comprarlos y consumirlos, optando por opciones orgánicas y más sostenibles. 

Es un movimiento liderado por los millennials, que tienen más probabilidades de adoptar tendencias saludables como la agricultura biodinámica y dietas como el ceto y el paleo. Los jóvenes también están encontrando más formas de comprar sus comestibles en línea, asquieriendo sabores inspirados en todo el mundo y una lista de alimentos saludables en general. 

Esta tendencia se ve reflejada en su acercamiento al mundo del vino, en donde además de demandar transparencia, quieren más vinos locales de origen sostenible, pero al mismo tiempo están expandiendo el paladar a los recién llegados al mercado desde lugares como Bulgaria, Hungría y Georgia.

¿Un cambio climático positivo?  

Esto ha penetrado en la categoría de vinos de una manera importante, según Alan BeaseySommelier y Head Bartender en The Purple Pig en Chicago. Según Beasey los clientes de los restaurantes ahora piden vinos orgánicos todo el tiempo. 
Leer también

Mega-consorcio para avanzar en prácticas agrícolas sostenibles

“Las personas que entran al restaurante están muy interesadas en tomar decisiones conscientes sobre lo que están comiendo y lo que beben. Dijeron que se emocionan al saber de dónde vienen las cosas y cómo se producen” explica Beasey. 

“Se inclinan hacia los productos locales y se centran en ellos para elegir alimentos. Una gran categoría para el vino son los métodos de producción naturales, orgánicos y sostenibles” 

El vino orgánico solo representa aproximadamente el 3,6% del consumo mundial de vino, pero es un movimiento de rápido crecimiento. Beasey dijo que es importante que más viticultores recurran a prácticas orgánicas y biodinámicas para preservar los viñedos y los suelos, y también cree que esto mejorará la calidad del vino. 

Beasey piensa que este cambio nace en parte de los efectos del calentamiento global y el cambio climático, ya que muchos enólogos antiguos, con siglos de tradición están considerando estos cambios en los patrones climáticos y el clima como una oportunidad, más que como una limitación. 

Domaine de la Romaneé-Conti de Francia, considerado como uno de los mejores productores de vino del mundo, se convirtió en una granja biodinámica en todos sus viñedos, e inspiró a otros enólogos a asumir el complicado y costoso proceso para sacar el máximo provecho de sus tierras. 

Leer también

Con una línea de chocolates promueven los cultivos transgénicos

Los consumidores están respondiendo a esto pidiendo más transparencia en las etiquetas de sus bebidas con alcohol y opciones que reflejen prácticas sostenibles y biodinámicas. 

Empuja a la industria a hacer cambios; nos empuja a ser más conscientes sobre el vino que estamos obteniendo y que estoy comprando. Busco estas cosas ahora, y es importante para mí, expresó Beasey. 

Reviviendo los vinos globales  

Se espera que aumente el interés por los vinos del mercado extranjero en 2019, y Beasey informa que incluso el medio oeste sin litoral está experimentando una afluencia de opciones más allá de los clásicos como Francia, Italia y el Valle de Napa.  

Alemania y Austria producen más vinos tintos de lo normal, los cuales requieren una estación de crecimiento más larga y temperaturas más cálidas. Beasey cree que más “vinos interesantes y de buena calidad” provienen de Europa central, como Georgia y Hungría.  

Leer también

Los ingredientes “secretos” del vino

Portugal, que es bien conocido por los vinos de Oporto y otros postres dulces, está explorando los vinos secos no fortificados. Y el Líbano, Armenia, Bulgaria, Croacia y Eslovenia también están aumentando sus habilidades de vinificación. 

“Algunos de estos países se encontraban bajo el paraguas de la antigua Unión Soviética, y acaban de comenzar a volver a encaminar sus industrias de bebidas y vinos después de décadas de estar bajo el mando del ex gobierno soviético”, dijo Beasey. 

“Hasta ahora, a algunos de estos países, como Armenia, Georgia y Bulgaria, les ha costado revivir lo que era una tradición vinícola de siglos de antigüedad que nunca murió, pero estuvo en hibernación durante mucho tiempo”. 

Beasey dijo que el área de la Media Luna Fértil de Europa del Este y Asia Occidental alberga “una gran base de la vinificación” que está “siendo despertada” 

El temido “muro de vino”  

Para disfrutar de estos “recientemente despertados” del mercado del vino, los millennials estadounidenses están recurriendo a internet. Wine.com vendió 38,000 vinos diferentes en 2018 de 5,500 bodegas, y los millennials ahora representan un tercio de los compradores del sitio.  

Rich Bergsund, CEO de Wine.com, dijo que “Mobile es lo mejor que le puede pasar a la venta de vinos. Pone en manos de nuestros clientes el poder de los puntajes de vinos, redacciones, videos y nuestros expertos de chat en vivo, ayudándoles a descubrir y disfrutar del vino con confianza, estén donde estén”. 

Leer también

Las bodegas europeas empiezan a confiar en el “big data”

Wine.com lanzó una aplicación móvil a mediados de 2017 y desde entonces los ingresos móviles han crecido hasta representar el 30% de los ingresos totales. Mike Osborn, fundador y vicepresidente ejecutivo de Wine.com, atribuye el éxito a los jóvenes consumidores desdeñosos por las compras en persona: “Los Millennials no tolerarán el temido “muro del vino” en el comercio minorista”, dijo.  

Con un crecimiento anual constante de entre el 15% y el 20% en los últimos años, el éxito de Wine.com representa el deseo del público de facilitar la compra de alcohol en línea. El vino ha visto un camino más complicado para el comercio electrónico que la mayoría de los otros productos de alimentos y bebidas.  

Wine.com comenzará a compartir sus datos de compra de vinos en línea con Nielsen para hacer que el canal sea más transparente, y para medir, predecir y activar las perspectivas para mejorar el rendimiento dentro de la categoría de vinos. 

Alan Beasey de The Purple Pig considera que los últimos cambios en el comportamiento de los consumidores de vino son útiles para la industria de restaurantes y bares, incluso con la creciente popularidad del comercio electrónico.  

Dijo: “Nos ayuda a mejorar cuando nuestros huéspedes están mejor informados y cuando los consumidores están más comprometidos y entusiasmados por probar cosas nuevas. Nos motiva y nos mantiene siempre tratando de mejorar y llegar a lo siguiente”