Cuando se trata de la producción ganadera, la tecnología se irá incrementando, dice Chris Hostetler, director de ciencia animal del National Pork Board, y no debemos temerle.

“Creo que la disrupción representa la oportunidad de mejorar  la forma en que criamos ganado y abordar los desafíos para el bienestar y la salud de los animales. También hay oportunidades sustanciales para negocios adicionales al interactuar con socios comerciales no tradicionales, ”dice Hostetler. “No hay duda, la tecnología está aquí para quedarse”.

Durante el ONE Ideas Forum organizado por Alltech, Hostetler compartió cuatro tecnologías disruptivas que, una vez que estén debidamente reguladas y los consumidores las acepten, podrían impulsarán la producción ganadera.

1. Genética de precisión: mejoramiento para entregables

La edición genómica puede mejorar la resistencia al síndrome reproductivo y respiratorio porcino, una enfermedad que afecta aproximadamente al 10% de los rebaños al año, representando un costo de alrededor de U$S 640 millones anuales para la industria porcina de los EEUU. A través de la tecnología CRISPR, el receptor del virus se elimina para que los cerdos con el gen editado no se enfermen. Pero aún surgen preguntas sobre si el producto es seguro y quién debe regularlo.

USDA regula las plantas editadas por genes, sin embargo, la edición genómica del lado animal está regulada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), quien considera a la tecnología un medicamento.

Leer también

Por la peste porcina africana, se disparan las acciones de las empresas porcinas chinas

“Dicen que cada vez que se cruzan dos animales editados genéticamente, la descendencia resultante es una droga y tienes que probar que la droga es segura”, dice Hostetler. “Eso cuesta unos U$S 20 millones”.

“Cada vez que se desee conducir una nueva edición de genes, que transmitirá algún tipo de rasgo beneficioso para el animal en términos de bienestar, salud o productividad, las compañías genéticas deberán distribuir esos genes a través del sistema”, dice Hostetler. “Llevará mucho tiempo extenderlos, pero el productor comercial de carne de cerdo podrá tener animales resistentes a esas enfermedades”.

La aceptación del consumidor será la próxima prueba que deberá sortear la edición de genes, ya que Hostetler dice que no podemos avanzar sin esa licencia social.

“La gente no entiende qué son los OGM y ciertamente no queremos seguir el mismo camino que los OGM con la edición de genes”, dice Hostetler.

Hostetler alienta a los productores a ponerse al frente de la discusión y visitar sitios como  The Center for Food Integrity para hablar sobre el tema. Después de todo, Hostetler dice que la edición de genes es una gran promesa para la producción animal. En el lado humano, ya hay algunos cánceres que pueden ser editados genéticamente. En lo que se refiere a los animales, Hostetler dice que las primeras ediciones genéticas deberán exhibir un beneficio para la salud o un beneficio para el bienestar animal.

Finalmente, después de aprobar la reglamentación y las licencias sociales para realizar mejoras en el bienestar y la salud, la edición de genes podría utilizarse para mejorar la productividad del animal para abordar problemas como la utilización de nutrientes, la salud intestinal y la integridad intestinal.

Leer también

AGCO pone la mira en el bienestar animal

“¿Por qué está el último en la lista? Como productor,es eso debería ser lo primero que hagamos”, dice Hostetler. “Los consumidores a menudo piensan que los agricultores deben sacar lo mejor de sí mismos, que la agricultura no debe ser una propuesta de negocios, y no quiere que la rentabilidad sea el objetivo final de las decisiones tomadas, por eso es que los otros tres deben estar primero.”

2. “Carne” cultivada

Como denominarla es la primera pregunta que nos debemos formular. Aunque proviene de células animales, Hostetler se pregunta ¿lo llamamos “carne”? Además, ¿podemos aprender algo de la industria láctea? El mercado se ha inundado de leche de almendras, leche de soja y otras leches vegetales que no son tan nutritivas. La industria de la carne puede aprender de esa experiencia, dice Hostetler.

¿Pero la preguntas de Hostetler es si la “carne” cultivada es algo malo? ¿O es una oportunidad para la industria? Por ejemplo, algunas compañías de proteínas tradicionales están invirtiendo en esto. Para ellos, puede representar una oportunidad para participar con compañías no tradicionales a medida que se desarrolla esta tecnología.

“Para una inversión monetaria, pueden descubrir qué están haciendo las otras compañías, obtener acceso a todos los datos, a todos los gráficos y tecnologías que se están desarrollando, y también tienen la oportunidad de ayudar en el desarrollo de esa tecnología, por lo que es muy importante desde el punto de vista de la continuidad del negocio “, dice Hostetler.

Leer también

Dos agricultores canadienses acordaron la primera transacción de maíz por Blockchain

Mientras que el capital de riesgo está fluyendo hacia este sector, Hostetler sugiere que este tipo de tecnología puede ser útil para abordar la introducción de alimentos en áreas de alta inseguridad alimentaria y una forma de ayudar a combatir la desnutrición.

“Necesitamos pensar más allá de las fronteras del Medio Oeste y pensar acerca de estas tecnologías en términos de oportunidad”, dice Hostetler.

3. Big data: saber lo que sus datos saben

Hostetler dice que mientras que el big data está impulsado en gran medida a la agricultura, también hay un gran potencial para la ganadería. Sin embargo, habrá que determinar quién es el propietario de los datos, quien tiene acceso a ellos y dónde se almacenarán.

Por ejemplo, IBM-Watson posee la plataforma donde se cargan todos los datos de las estaciones meteorológicas de todo el mundo. Los datos son tan pesados que no pueden moverse, y si alguien quiere interactuar con ellos, tienen que mover sus datos a la plataforma IBM-Watson. Hostetler dice que la producción animal tendrá que tener en cuenta estas cuestiones cuando se trata de big data. Accesibilidad, datos buenos y malos, análisis y algoritmos entrarán en juego.

4. Monitoreo: observar lo importante

El monitoreo está nuevamente liderado por la agricultura, pero la tecnología no está muy lejos de alterar también la industria ganadera. El objetivo sería monitorear no solo grupos de animales, sino también individuos dentro de los grupos animales. Hostetler dice que es un gran desafío, pero que se puede hacer.

Leer también

Las bodegas europeas empiezan a confiar en el “big data”

“Si simplemente traducimos el lote a corral, la planta a animal, entonces el cultivo y el ganado hablan el mismo idioma”, dice Hostetler. “Nos preocupan las mismas cosas”. “Nos preocupa la utilización de recursos en el lado del cultivo, también nos preocupa la utilización de recursos en el lado de los animales”.

Hostetler da el ejemplo de cómo un criador de cerdos hoy sabe cuándo tratar el rodeo para la tos y cómo eso puede ser mucho más preciso con la tecnología de monitoreo. Al colocar “monitores para la tos” en el galpón, cuando los cerdos comienzan a toser, el productor podrá identificar rápida y fácilmente de dónde proviene la tos y tratar a esos animales individuales.

“Entonces, en lugar de tratar a todo el establo, de forma profiláctica y retrospectiva, ahora podemos ser proactivos en nuestra utilización de antibióticos”, dice Hostetler. “Es un plan mucho más estratégico para utilizar antibióticos”.

Otro ejemplo que hace referencia Hostetler  es la incorporación de la tecnología Bluetooth en las caravanas de oreja de las madres. El productor no necesitaría leer el número de cada una, pero podría usar su teléfono para encontrar cerdas individuales.

La tecnología de reconocimiento facial también podría beneficiar a los productores de cerdos, dice Hostetler.

“¿Qué pasaría si pudiéramos poner la tecnología de reconocimiento facial justo por encima de los bebederos para los cerdos y cada vez que uno se acerca al bebedero se mide la distancia entre las pupilas de sus ojos? “A medida que un cerdo crece, la distancia entre sus pupilas aumenta y, según un algoritmo, puede calcular su ganancia de peso en tiempo real”, dice Hostetler. “¿Quién no querría poder hacer eso?”

Hostetler dice que esta tecnología también podría ser útil para optimizar la utilización del agua. Cuando un cerdos salen a beber, el agua solo se liberaría durante un corto período de tiempo, por lo que se perdería menos agua, conservando un recurso crítico.

Finalmente, Hostetler dice que parte de esta tecnología de monitoreo podría ayudar a la industria a tomar mejores decisiones que la mano de obra y, en cambio, utilizar esa mano de obra de una manera más eficiente.

“Tenemos una necesidad de mano de obra calificada en nuestras instalaciones de animales y simplemente no la tenemos disponible para nosotros en este momento”, dice Hostetler.

Hostetler dice que si bien todas estas tecnologías traerán disrupciones al sector pecuario, no deben considerarse negativas. Deben ser abrazados porque representan una oportunidad para mejorar la salud, el bienestar y la productividad de los animales.