Ras Abu Aboud es uno de los lugares elegidos donde se jugará la Copa del Mundo de fútbol de 2022 en Dubai. También será el primer estadio que se podrá desarmar y volver a montar en un lugar alternativo. 

El estadio con capacidad para 40.000 personas sentadas se construirá en la costa sur de Doha y albergará partidos hasta los cuartos de final. Una vez finalizado el torneo, el estadio se desensamblará, suavemente, y cada pieza se colocará cuidadosamente en contenedores para volver a montarlos y utilizarlos en otra ubicación.  

«Este lugar será único, ya que será capaz de ser reensamblado por completo en un lugar nuevo en su totalidad», dijo Javier Iribarren, fundador de la compañía española, Fenwick Iribarren, la firma encargada del diseño de este estadio y el de la Fundación Qatar, que también será sede de la copa. 

«El edificio estará formado por contenedores modificados», dijo Iribarren. «Esto hará que el proceso de instalación y desarme sea simple y fácil».  

La firma tuvo la idea de construir un estadio reutilizable después de que uno de los arquitectos vio a su hijo jugar con un juego de Lego.  

Leer también

El “Pincha” tendrá el primer estadio sustentable

«A mi colega le sorprendió la idea de armar una estructura y luego separarla y remodelarla en una nueva estructura», dijo. «Pensamos, ‘podemos hacer esto con un estadio entero’ y nos propusimos encontrar una manera de hacer que eso suceda. Los contenedores modificados fueron la clave para convertir ese sueño en realidad».  

Iribarren no tiene claro ni dónde ni qué forma tendrá el edificio reconstruido. «Podría aparecer como un estadio completo o ser reensamblado en varios edificios diferentes», dijo. «Lo estamos diseñando con flexibilidad».  

Cada una de las secciones del lugar, incluidas las concesiones y los baños, está separada, dijo Iribarren. 

«Estamos encantados de ser parte de otro proyecto de la Copa Mundial 2022, y estamos muy orgullosos de que nuestro diseño para el Estadio Ras Abu Aboud pasará a la historia como el primer estadio de la Copa Mundial movible y reutilizable», dijo Mark Fenwick, socio principal en Iribarren Fenwick. «Estamos seguros de que este concepto innovador y sostenible será una inspiración para los desarrolladores y arquitectos de estadios de todo el mundo, capaces de crear lugares estéticamente agradables que ofrezcan nuevas posibilidades de legado».  

El estadio debería estar terminado en 2020, dijo Iribarren. El costo final del proyecto aún está siendo resuelto. «Todavía hay factores que debemos resolver», dijo Fenwick sobre el precio final.  

El secretario general del comité organizador de la Copa Mundial 2022, Hassan Al Thawadi, dijo en una declaración: «La innovación siempre ha sido fundamental en nuestros planes para ofrecer una histórica Copa Mundial de la FIFA que deja un legado para Qatar y el mundo, y no hay mejor ejemplo de esto, que el diseño del estadio Ras Abu Aboud”.  

Leer también

Construyendo un mundo más sustentable

«Este lugar ofrece el legado perfecto, capaz de ser reensamblado en una nueva ubicación en su totalidad o integrado en numerosos lugares deportivos y culturales», dijo. «Todo esto en un estadio que ofrece la atmósfera que los fanáticos esperan en una Copa Mundial y que construiremos de una manera más sostenible que nunca». 

Desde su elección como sede de la Copa Mundial de 2022, Qatar se ha encontrado en el centro de una tormenta de fuego global. Los críticos acusan al país de ser corrupto, de no respetar los derechos humanos, de abusos laborales y de un hervidero de actividades terroristas.  

A principios de este año, Qatar presentó su primera sede de la Copa Mundial 2022, el Estadio Internacional Khalifa en Doha, que también se utilizará para albergar los Campeonatos Mundiales de Atletismo dentro de dos años.