La bioenergía se deriva de una gama de fuentes renovables, incluidos los cultivos y los residuos de cultivos. Según los investigadores, con una cuidadosa gestión del suelo y el ambiente, y el uso de tierras degradadas y subutilizadas, la producción de bioenergía es viable y podría ofrecer recompensas monetarias para los inversionistas y las comunidades locales. 

Investigaciones recientes realizadas por científicos forestales en Indonesia y Corea del Sur demuestran el valor de plantar árboles con fines bioenergéticos para restaurar tierras marginales y degradadas inadecuadas para los cultivos alimentarios. También revela que, si se administran con cuidado, las comunidades locales pueden beneficiarse de los servicios de los ecosistemas derivados de la producción sostenible de biocombustibles.  

“La bioenergía es la forma más abundante y versátil de energía renovable en el mundo”, dijo Himlal Baral, científico principal de Cambio Climático, Energía y Desarrollo en Bajo Carbono del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) .

[bctt tweet=”La bioenergía es la forma más abundante y versátil de energía renovable en el mundo.” username=”bioeconomia_web”]

Baral y otros expertos internacionales resumieron las últimas investigaciones sobre bioenergía en un foro de debate titulado “Integración de la bioenergía y la restauración del paisaje en los trópicos”, en la reciente conferencia del Foro Mundial de los Paisajes (GLF) en Bonn, Alemania. Los temas incluyeron selección de especies de biocombustibles, uso de recursos e iniciativas empresariales con oradores de instituciones de investigación, gobierno y sectores privados.  

Leer también

Aeropuerto Internacional de San Francisco ofrecerá biocombustibles


“La bioenergía es clave para apoyar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas en el contexto del cambio climático y la seguridad energética”, dijo 
Baral, y agregó que los científicos se centran principalmente en los ODS 2 (Hambre Cero), ODS 13 (Acción por el clima) y ODS 15 (Vida en Ecosistemas Terrestres) para proteger y restaurar los ecosistemas a medida que realizan investigaciones sobre los ecosistemas de turberas drenadas en Indonesia. 

[bctt tweet=”La bioenergía es clave para apoyar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas en el contexto del cambio climático y la seguridad energética.” username=”bioeconomia_web”]

El potencial de las turberas

Actualmente, la mayor parte de la biomasa orgánica se utiliza como combustible tradicional quemándose para calentar o cocinar. Se usa muy poco para generar electricidad o calor a través de sistemas de energía sofisticados o cerrados, dijo Nils Borchard, un científico que trabaja junto a Baral, y que es gerente de investigación de producción vegetal en el Instituto de Recursos Naturales de Finlandia y ex CIFOR.  

Su estudio de los biocombustibles consiste en intentar comprender mejor los sistemas de cultivo potenciales y cómo gestionarlos y qué tecnología puede satisfacer las demandas específicas de energía.  

Las investigaciones de Baral en Indonesia incluyen ensayos experimentales con el cultivo bioenergético “nyamplung“, también conocido como “tamanu” (Calophyllum inophyllum L.). Los científicos argumentan que el cultivo debe sembrarse y nutrirse solo en las turberas marginales drenadas, que no son adecuadas para otros usos de la tierra. No debe conducir al drenaje de turberas intactas, ya que secuestran grandes cantidades de carbono.  

El trabajo de Borchard también ha involucrado el estudio del potencial para diversificar las plantaciones de palma mediante la introducción de cultivos que produzcan aceite para la elaboración de biocombustible. “A pesar del progreso, los interrogantes sobre la agrosilvicultura y el biocombustible requieren profundizar aún más la investigación”, dijo. 

“Es muy difícil encontrar información sólida y válida sobre cuál es el mejor número de árboles por hectárea y si se requiere fertilizante o drenaje”, dijo Borchard 

Leer también

Un paso adelante en el camino hacia una eficiente celda de biocombustible


Otra línea de investigación involucra el potencial para introducir cultivos de bioenergía en las turberas que han sido drenadas y humedecidas. Además, comprender el porque de la degradación del suelo en los trópicos debido a la pérdida de carbono, ayudará a los científicos a comprender mejor las mejores especies de plantas para la rehabilitación de turberas degradadas.
 

Para generar cadenas de valor de pequeña escala para las aldeas de Indonesia, los científicos llevaron a cabo una investigación sobre las especies de árboles locales para determinar cuales son mejores para restaurar las tierras degradadas, al tiempo que ofrecen una fuente de biomasa, o semillas y frutas aceitosas para generar biodiesel. 

Control de agua  

Hyung Tae Choi, investigador principal del Departamento de Conservación de Bosques del Instituto Nacional de Ciencias Forestales (NIFOS) en Corea, revisó la relación entre las plantaciones de bioenergía a gran escala y la conservación del agua.

En los últimos 50 años, Corea ha implementado una extensa iniciativa de reforestación y restauración de tierras. Al monitorear un importante proyecto de control de la erosión hídrica, que comenzó en 1974, los científicos han sido testigos de las fluctuaciones de un paisaje de cuencas áridas y degradadas en proceso de restauración.  

“En el pasado, la erosión del suelo era extrema debido a la deforestación, y las inundaciones y las sequías ocurrían con frecuencia”, dijo Choi. “El arroyo siempre estuvo seco, excepto en los días de lluvia, pero a medida que se restauraron los bosques, el ciclo del agua cambió mucho y ahora tenemos un flujo constante”. 

Durante el período de restauración de la cuenca, los científicos experimentaron con los efectos de conservación del agua del manejo forestal. Notaron que en determinados, el volumen de agua era más abundante. Cuando los árboles estaban en su punto más denso, el suministro de agua disminuyó, pero cuando el bosque se hizo más delgado, el volumen de agua aumentó significativamente debido a que la vegetación y la biodiversidad del sotobosque aumentaron.  

Leer también

Un obituario para los biocombustibles de algas


“Las plantaciones con fines bioenergéticos en los trópicos sin duda contribuirán a la restauración de los bosques y la resolución de problemas energéticos, pero se deben planificar con cuidado”, dijo Choi. “La ciencia no es compatible con soluciones universales simples de “talla única” para la gestión del agua forestal. “La gestión de los bosques para obtener agua requiere el tipo correcto de bosque o árboles en el lugar correcto y en el momento adecuado con las prácticas adecuadas”.
 

Movimiento de pueblo  

La deforestación en Corea del Sur fue un gran problema porque la gente usaba principalmente la leña como fuente de energía doméstica y las temperaturas pueden bajar mucho, dijo Soo Min Lee, científico principal de investigación de bioenergía en NIFOS).  

En la década de 1950, más del 53 por ciento de las montañas, que representan el 64 por ciento de la masa de tierra de Corea del Sur, fueron deforestadas, lo que significa que un tercio de la tierra no tenía cobertura arbórea. 

Desde la reforestación, Corea del Sur tiene una tasa más alta de tierras forestales que la mayoría de los países miembros en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), dijo Lee.  

En la década de 1970, el gobierno de Corea del Sur también introdujo la iniciativa New Village Movement, que condujo al desarrollo de infraestructura, incluyendo nuevas carreteras para la agricultura, pozos, mejorando el saneamiento e instalación de estufas. La fuente de energía primaria se cambió de la madera al carbón.  

Según este ejemplo, debemos establecer objetivos muy claros, fuentes de biocombustibles de bioenergía específicas muy claras y necesitamos el apoyo de la comunidad local, dijo Lee.  

Leer también

Indonesia se acerca a Boeing para desarrollar Biojet fuel


Aunque no hay una respuesta única, el cultivo de
nyamplung en las turberas tiene potencial debido a sus diversos usos, dijo. La flor proporciona miel, los aceites se pueden extraer de las semillas. Es útil para medicamentos y productos para el cuidado de la piel, así como para producir biodiesel. Su madera es preciada para el tallado, ebanistería y fabricación de embarcaciones. 

Acción de Chispa

Clean Power Indonesia, un productor de energía privado, presentó una iniciativa de restauración de tierras y electrificación rural en Mentawai, una cadena de islas al oeste de la isla de Sumatra.  

Varios habitantes de las zonas rurales de Indonesia (alrededor del 40 por ciento de la población de 250 millones de personas) no tienen acceso a electricidad confiable y equitativa, ya que la por sus numerosas islas, el almacenamiento y la distribución de energía resulta muy complejo. Una mayor modernización del país depende de la creación de fuentes locales de energía renovable y la biomasa puede proporcionarlas.