Una rápida mirada al estudio de Alice Potts revela una colección de accesorios de moda con una paleta de colores vibrantes y una característica decorativa inusual: el sudor humano cristalizado. 

Potts, de 26 años, es una de las seis residentes de Open Cell, un espacio de trabajo biotecnológico en Shepherd’s Bush, Londres, compuesto por contenedores marítimos. Dentro de ellos, hay un laboratorio para las start-ups y diseñadores independientes para que reúnan ciencia y moda. Potts es diseñadora de moda e investigadora en materiales. Se inspiró para trabajar con fluidos corporales luego de una sesión de gimnasio, cuando notó la formación de cristales blancos en la parte en su camiseta. “Cuando los vi, pense: ‘Oh, Dios mío, ¿podrías imaginarte si podría utilizarse para algo productivo en lugar de deshidratarse rápidamente?'”, Dijo.  

Leer también

La moda, un reflejo del nuevo paradigma bioeconómico

Su régimen actual de recolección de sudor implica trabajar con atletas. A cada individuo se le da una prenda de ropa para hacer ejercicio y sudar. Una vez que el sudor se incrusta en el material, Potts recolecta cualquier líquido adicional con toallas de microfibra, y pide a los participantes que lo escurran en un recipiente. “Puedes sudar una pinta al día de tus pies, eso es normal”, dice Potts. Luego comienza su proceso de cristalización y vuelve a aplicar la transpiración escurrida a las prendas aún sudorosas, donde la similitud en la estructura molecular permite que se formen los cristales.  

Resultado de imagen para Alice Potts
Zapatos de ballet conceptuales elaborados con el sudor cristalizado. Foto: Alice Potts

La diseñadora ahora está explorando en cómo las diferentes aplicaciones de sudor pueden manipular el tejido más allá de la estética, por ejemplo, al afectar su flexibilidad o rigidez. Como ex jugadora de tenis, está particularmente interesada en la innovación en ropa deportiva. “Podría tener materiales rígidos, y cuando suda, se vuelve más flexible, lo que permite más movimiento mientras sostiene el cuerpo”, dice ella. 

Leer también

Ropa hecha con estiércol de vaca ¿la usarías?

La visualización del sudor también podría actuar como un biomarcador para el usuario. “Podrías indicar tu salud en ese momento: si estás deshidratado, cómo es tu dieta, si tu cuerpo es alto o bajo en sodio”, dice Potts. Actualmente está trabajando con el entrenador personal Francesco Zen para explorar la forma de combinar el consumo de alimentos en momentos específicos con el ejercicio y como afecta al volumen de sudor que el cuerpo secreta. 

Aunque la práctica de Potts hace hincapié en el individualismo, su objetivo es reducir las divisiones de género, raza y dieta centrándose en una función corporal que nos une a todos: “No importa de dónde vienes o quién eres, todos sudamos y es algo que puede relacionarse con todas las personas”.