El nuevo auto de carreras que se está fumando en Porsche es el primero del mundo con carrocería construida con cáñamo. Se trata del 718 Cayman GT4 Clubsport.

Sus puertas están elaboradas a partir de fibras compuestas que utilizan una mezcla de fibras orgánicas derivadas en gran parte del cáñamo y el lino que reemplazan a la fibra de carbono tradicional para reforzar una resina polimérica.

Leer también

Hyunday redobla la apuesta por las celdas de combustibles

Sin embargo, Porsche no es el primer fabricante de automóviles con este tipo de idea. En 1941, Henry Ford construyó un prototipo con un cuerpo hecho completamente de plástico que supuestamente usaba celulosa de cáñamo, trigo y soja en su construcción, aunque la fórmula exacta se ha perdido en la historia.

Leer también

El automóvil de soya y cáñamo de Henry Ford: mitos y verdades

Junto con la reducción de peso provista por las puertas, el Clubsport cuenta con un motor Boxer de 6 cilindros y 3.8 litros que entregan una potencia de 425 hp, con transmisión automática de doble embrague y 6 velocidades, asientos de carreras, jaula antivuelco, frenos y suspensión de carrera y equipo adicional para uso en pista. Se ofrecen en dos versiones: un modelo Trackday, para los adictos a la velocidad en el circuito de una forma amateur a partir de US$ 150,000 y una versión de competición dirigida a carreras de alto nivel que cuesta US$ 175,000.

(Porsche)

Porsche no ha informado de ningún plan para utilizar el nuevo material en un automóvil de producción de calle, pero su mayor sostenibilidad mejoraría aún más la imagen verde de su próxima línea de vehículos eléctricos.

La nueva joya, en ambas versiones, ya está disponible y las entregas comenzarán a partir de febrero.