Loyola University Chicago sophomore Laura Orrico performs tests on finished biodiesel fuel at the Searle Biodiesel Lab on the Lake Shore Campus on Friday, February 23, 2018. (Photo: Lukas Keapproth)

El Instituto de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) desarrolló biosensores en esta ciudad fronteriza, con el objetivo de optimizar el proceso de producción de biodisel.

La investigadora de la UABC, Margarita Stoytcheva Zlateva, informó que en el laboratorio de biosensores se realizó el proyecto “Desarrollo de sensores sensibles nanoestructurados para la determinación rápida de la actividad catalítica de las lipasas”.

Indicó que el proyecto aporta un método más rápido, sensible y sencillo para la actividad de la enzima lipasa, misma que es empleada como catalizador durante la producción del combustible.

Leer también

España: novedosa planta de cogeneración de baja emisión con biomasa

Expuso que es importante el desarrollo de estudios en torno a la enzima lipasa, ya que es implementada ampliamente en la industria, como la alimentaria en la producción de quesos y en la farmacéutica.

Stoytcheva Zlateva manifestó que en la producción de detergentes sus propiedades ayudan a degradar la grasa, por lo que la determinación de su actividad es de primera importancia para el mantenimiento de la eficiencia en los procesos biotecnológicos.

“El proyecto concluyó en 2017, inició desde 2010 pero fue hasta 2014 que comenzó sus actividades con el apoyo de aproximadamente dos millones de pesos por parte de Conacyt, recurso que fue empleado para la adquisición de equipo tecnológico”, afirmó.

Indicó que la enzima se emplea como catalizador en el proceso de producción de biodiesel y debido a las características del proceso, es necesario determinar la actividad de la enzima lipasa, que durante el proceso se emplearon sensores nanoestructurados, uno piezoeléctrico y otro espectrofotométrico, muy sensibles.

Leer también

San Rafael elaborará vinos con levaduras autóctonas

Comentó que los sensores incluyen una película delgada sensible formada por una mezcla de nanopartículas y aceite, depositada sobre el cristal vibrante de una microbalanza de un cuarzo cristalino (QCM) o sobre una tira de plástico.

La doctora Stoytcheva Zlateva enfatizó que el enfoque descrito en este proyecto contribuye al aumento de la sensibilidad de las determinaciones, que resulta en la amplificación de las amplitudes de las respuestas de los sensores por la presencia de nanopartículas.

Uniradio Informa.