Chardonnay, Sauvignon Blanc, Syrah, Merlot, Cabernet Sauvignon, Pinot Noir. Para muchos es difícil imaginar la vida sin vino. Para relajarse, para rejuvenecer o para divertirse, el vino se ha convertido en parte indispensable de la vida de muchas personas. Sin embargo, quienes en los últimos tiempos se han inclinado por los hábitos de alimentación vegano, se encuentran ahora ante un interrogante clave: ¿el vino es vegano? ¿Son solo uvas o hay algún insumo animal escondido entre las gotas de vino? 

He aquí la cuestión, como dijo Shakespeare

¿Es el vino vegano?  

El vino está hecho de uvas, por lo que es vegano en espíritu. Pero la forma en que se procesa el vino puede eliminar su naturaleza de ser una bebida basada en plantas.  

¿Cómo puede, entonces, algo hecho de uvas no ser vegano? Para entender este punto, es necesario dar un paseo por los conceptos básicos de la elaboración del vino.  

Leer también

Conocé lo que hacen las lombrices por tu vino

La elaboración del vino es un proceso lento. El jugo de uva prensado debe asentarse antes de la fermentación. Una vez que se inicia la fermentación, el vino continúa madurando, y durante este período de tiempo, los sólidos residuales comenzaron a asentarse como sedimentos en el fondo del barril. De esta manera el vino se «aclara» de forma natural.  

Este proceso lleva inevitablemente un largo período. Sin embargo, el mercado actual no está dispuesto a esperar, y presiona a las bodegas modernas para acelerar ese proceso de clarificación. 

Durante la clarificación, los productos animales se utilizan a menudo como auxiliares de procesamiento. Se inyectan en las barricas de vino para ligar y eliminar los sedimentos. Los agentes de acabado más utilizados son la gelatina y Isinglass. La gelatina está hecha de huesos, piel y extractos de tejidos animal, y el Isinglass se hace de la vejiga seca de un pez.  

Leer también

Buenos Aires: la ciudad amante de la carne que se vuelve vegana

El proceso de clarificación no se puede omitir, ya que a menudo se hace para estabilizar el vino que no tiene tiempo de aclararse naturalmente con el tiempo. También se utiliza para corregir fallas en la vinificación como sabores, color o nubosidad. Dado que estos productos se eliminan una vez que el proceso de clarificación se completa, estos agentes no son incluidos en la lista de ingredientes. 

Otros productos de origen animal utilizados en el proceso de clarificación pueden ser claras de huevo, caseína (una proteína que se encuentra en la leche) y el quitosano (derivado de las conchas de los crustáceos).

¿No hay vino vegano?  

La buena noticia es que, con el aumento de la demanda de vinos vegetarianos y veganos, las bodegas están comenzado a utilizar agentes de clarificación que no son de origen animal, como la Polivinilpolipirrolidona (una sustancia plástica hecha por el hombre que absorbe el exceso de fenoles y colores) y bentonita (es arcilla pura con carga negativa para crear un vino vegano. Se une a los coloides de proteínas en el vino y también los hace estables al calor.).  

Leer también

Vino verde: vitivinicultura con menor impacto ambiental

Algunos veganos también prefieren las uvas de las granjas que utilizan fertilizantes a base de plantas.   

Por eso hoy hay una gran cantidad de bodegas que atienden a la comunidad vegetariana y vegana. Y nadie tiene que privarse del placer de un buen vino.