E l bajo nivel de agua (récord) a lo largo del río Rin, la principal arteria marítima europea, que se viene registrando desde el verano boreal, han puesto en peligro los envíos de commodities, incluida la colza y el biodiesel derivado de ese cultivo, así como los productos químicos y el carbón.

El 22 de octubre, el nivel del agua en Kaub, el punto de estrangulamiento clave para el transporte marítimo en el Rin, cayó a 25 cm, el nivel más bajo desde que comenzaron los registros en 1880. La carga completa de la barcaza requiere 1.5m.

El bajo nivel impidió que la colza se enviara a plantas de crushing y se demoraran los traslados de éster metílico de colza (RME), además de llenar los espacios de almacenamiento y elevar las tarifas de transporte, según publicó S&P Global Platts.

Leer también

Aceite de colza, la principal fuente de materia prima para el biodiesel europeo

Hubo una lucha constante para trasladar la colza desde el interior hacia la zona portuaria de ARA (Amberes, Rotterdam, Ámsterdam) para la molienda y la producción de biodiesel, y hasta algunos productores importaron colza del Mar Negro para aliviar la presión.

Las dificultades para mover el biodiesel, combinado con la demanda invernal del biodiesel derivado de colza, por sus mejor comportamiento en frío, habrián elevado los precios, dijo una fuente a Platts. Los precios de RME aumentaron a un máximo histórico el 9 de noviembre a US$ 1.422/t FOB ARA.

«Dado que los niveles de agua obstaculizan muchos commodities, los métodos alternativos para mover productos como el ferrocarril y el camión están completamente saturados y no parece que puedan ofrecer mucha ayuda a la situación», dijo Platts.

Leer también

El Europarlamento da un paso más para acabar con el biodiésel de aceite de palma

Robin Girmes, un meteorólogo de Energy Weather, expresó que con el inicio de la estación invernal fría y seca, las perspectivas de lluvia en las áreas relevantes han disminuido, lo que hará que la recuperación sea relativamente improbable en el corto plazo.

Añadió que llevaría cinco días de lluvia hacer que el Rin sea completamente navegable nuevamente.