No podríamos estar más contentos. Jamás imaginamos que este proyecto que nació en enero de 2018 podía alcanzar tanta aceptación en menos de un año. Hemos trabajado muy duro para tratar de acércate las noticias más relevantes del mundo de la bioeconomía, pero en realidad fue la bioeconomía la que se transformó en una bola de nieve que nadie puede detener.

La reciente “Conferencia de las Partes” llevada a cabo en Katowice, Polonia, entre el 3 y el 14 de diciembre logró reglamentar el acuerdo de París de 2015. Tuvo la particularidad que fue el sector privado quien impulsó nuevos compromisos para poner presión a los delegados gubernamentales para que sean ellos más ambiciosos en cuanto a las políticas para descarbonizar el planeta. Los sectores más comprometidos han resultado ser el del transporte y el textil y han sido quienes establecieron nuevos compromisos, con un fuerte respaldo del sector financiero donde más de 400 inversionistas globales -con uno capital de USD $ 30 mil millones en activos- pidieron a los líderes mundiales fortalecer las metas de reducción de emisiones conocidas como NDS a más tardar en 2020.

El cambio climático requiere de acciones urgente. Y dentro de las múltiples actividades que engloba la bioeconomía, muchos pensamos que está la llave alcanzar un planeta más sustentable. Por eso nos habíamos propuesto para este año acercarte todas las acciones que muestren que es posible reemplazar muchas de los productos elaborados a parir de fuentes fósiles por otros obtenidos a partir de a producción sustentable de biomasa vegetal, animal y microbiana.

Si nos seguiste durante el año, no te llamará la atención que hayan sido estos dos sectores. Te hemos mostrado muchísimos artículos vinculados a los biocombustibles (biodiesel, bioetanol, biogás, biomasa, bio GNC, bio GLP, etc.) y otros tantos en cuanto a modas sustenbales (camisetas de fútbol, zapatillas deportivas, vestidos de fiestas, carteras, etc.).

Así fue como te acercamos más de 1.300 noticias sobre productos, investigaciones, descubrimiento y/o acciones que nos muestran que el nuevo paradigma productivo basado en la bioeconomía pasó de la teoría a la práctica. La biotecnología cumplió un papel preponderante, y fue maíz capaz de fijar nitrógeno descubierto en México la noticia que tuvo mayor repercusión.

Pero la bioeconomía se compone de múltiples actividades y por lo tanto múltiples industrias. Te volcamos en un mapa quienes son los principales actores argentinos que agregan valor a la biomasa. Nos faltan muchos. No es fácil ubicarlos a todos, pero estamos orgullosos de haber georeferenciado a más de 300 empresas con sus capacidades productivas y confeccionar el mapa más completo de la bioeconomía argentina. Te prometemos seguir ampliándolo para el próximo año.

Y te mostramos también que la sustentabilidad se ha metido de lleno en la vida cotidiana de los ciudadanos argentinos. Un club del calibre internacional que tiene Estudiantes de la Plata, está haciendo un enorme esfuerzo para lograr tener un estadio con los máximos estándares de sostenibilidad. El 48% de la energía del mundo se utiliza en espacios cerrados y los edificios son los mayores consumidores de energía. Un ejemplo que puede significar un gran espejo para muchos emprendimientos urbanos. No enorgullesen este tipo de noticias y bregamos por muchas más en el futuro.

Te mostramos como un shampoo obtenido a partir de una planta silvestre se convirtió en un éxito en el Reino Unido y hasta captó la atención del Presidente Macri, quién se lo utilizó públicamente en un video. Este es para el equipo de BioEconomía el suceso bioeconómico del año. La flor de la jarilla, un arbusto silvestre que habita en la zona cordillerana, convertida en un producto premiun, potenciando las economías regionales. Pilar fundamental de la bioeconomía y del desarrollo del país.

Y se vino el biodiesel en el transporte público. Una industria que ha revelado el verdadero significado de la bioeconomía. El desarrollo de nuevos productos, de origen biológico en cascado. El biodesel llegó para convertirse en el último eslabón de la cadena de la soja. Sin embargo, la glicerina, un subproducto del proceso es muy utilizada en la industria alimenticia, de cosmética y farmacéutica. Antes de la existencia del biocombustible, provenía en su totalidad de fuentes fósiles. A partir del crecimiento de esta industria, no solo ya no se consigue la fósil, sino que la de origen vegetal vale menos de la mitad de lo que costaba anteriormente. Una industria que da origen a otra!

Pero antes de terminar con estas líneas, quiero agradecer a Betty Juliá y a Sebastián Spadari -quienes nos dieron una tremenda mano para llevar esto a cabo este proyecto. A Los Balcanes, que cuando le contamos lo que queríamos hacer, sin dudarlo un segundo nos dieron su apoyo. A Paula Cognini, parte insustituible del equipo.

En menos de un año nos convertimos en la el portal más completo de bioeconomía en habla hispana. Hasta captamos la atención de otros portales vinculados a las nuevas energías que periódicamente replican las noticias que les hacemos llegar. Nuestros lectores nos llevan a que día a día tengamos que levantar la vara y sabemos que espera un 2019 cargado de nuevos desafíos. Tenemos muchas ideas que iremos volcando a la web oportunamente, y que estamos seguros que les va a gustar. Por eso les pedimos que nos sigan acompañando.

Este 31, cuando levanten su copa, presten atención a la mesa. Todo lo que esté sobre ella, apenas será una pequeña parte de lo productos que componen la bioeconomía latinoamericana. Brinde por ella.

¡Felices Fiestas!