El gas proporciona casi una cuarta parte del suministro total de energía de Australia. Alrededor de 130,000 negocios comerciales dependen del gas, y entrega el 44% de la energía doméstica de Australia a más de 6.5 millones de hogares que usan gas natural para agua caliente, calefacción doméstica o para cocinar.

El gas tiene menos emisiones de efecto invernadero que la mayoría de los otros combustibles, y el gas utilizado en la generación de energía tiene aproximadamente la mitad de las emisiones de la red eléctrica actual.

Aun así, el gas natural puede hacer más para ayudar a Australia a cumplir sus objetivos de reducción de carbono.

Un documento de la industria publicado el año pasado, Gas Vision 2050, explica cómo las nuevas tecnologías como el biometano y el hidrógeno pueden hacer que eso suceda, al reemplazar el gas natural convencional con combustibles alternativos de bajas emisiones.

Leer también

El uso de biometano como combustible en el sector agrario gallego evitaría 225.000 toneladas de CO2


Alrededor del mundo

En todo el mundo, el gas natural renovable está dominado por el biometano, que puede generarse a partir de materiales orgánicos y residuos de la agricultura, la producción de alimentos y el procesamiento de residuos.

Los principales países productores de biometano incluyen Alemania, el Reino Unido, Suecia, Francia y los Estados Unidos, y muchos otros planean usar el gas renovable más ampliamente.

Un informe de 2017 sugiere que el gas natural renovable podría cubrir el 76% de la demanda de gas natural de Europa para 2050.

Leer también

Gases renovables, el vector energético del futuro


¿Qué es el biometano?

El biometano es una forma limpia de biogás que contiene 98% de metano. También conocido como gas verde, se puede usar indistintamente con el gas natural convencional de combustibles fósiles.

El biogás es una mezcla de alrededor de 60% de metano y 40% de dióxido de carbono, más rastros de otros contaminantes. Convertir el biogás en biometano requiere tecnología que elimine el dióxido de carbono .

Los beneficios del biometano incluyen:

  • Emisiones netas nulas
  • Intercambiabilidad con el uso de gas natural existente
  • Capacidad para capturar las emisiones de metano de otros procesos, como vertederos y producción de estiércol.
  • Posible oportunidad económica para áreas regionales.
  • Generación de trabajos especializados en planificación, ingeniería, operación y mantenimiento de plantas de biogás y biometano.
Leer también

España y la asignatura pendiente del biometano a partir de aguas residuales

El potencial de Australia para el biometano

Si bien Australia actualmente no cuenta con plantas de mejoramiento, la producción de biometano puede proporcionar un gran impulso a la naciente industria del biogás en Australia.

El uso principal del biogás en Australia es para la producción de electricidad, calor y calor y energía combinados.

El sector del biogás de Australia tiene más de 240 plantas de digestión anaeróbica (DA), la mayoría de las cuales están asociadas con unidades de energía de gas de vertedero y tratamiento de aguas residuales municipales. También incluyen:

  • Alrededor de 20 plantas agrícolas de AD, que utilizan estiércol de desecho de cerdos
  • alrededor de 18 plantas industriales AD, que utilizan aguas residuales del procesamiento y procesamiento de carnes rojas como materia prima para la producción de biogás
Leer también

Canalizar energías renovables usando la infraestructura gasista

 

También hay estiércol de alrededor de un millón de cabezas de ganado en lotes de alimentación, que actualmente no se utiliza para producir biogás, pero se almacena para su uso como fertilizante en tierras agrícolas.

Existen oportunidades sin explotar para producir biometano utilizando lodos de aguas residuales municipales, residuos de procesamiento de carnes rojas, residuos de cervecerías y destilerías, residuos de alimentos y estiércol de aves y ganado.

La Agencia Australiana de Energías Renovables está apoyando actualmente el proyecto de Biomasa para la Bioenergía de Australia (ABBA). La plataforma australiana de infraestructura de cartografía de energía renovable (AREMI) cartografiará los datos de recursos de biomasa existentes y proyectados del proyecto ABBA, junto con otros parámetros como la red existente y la infraestructura de transporte, la capacidad de uso de la tierra y los datos demográficos.

Este tema y muchos otros relacionados con el biogás y la bioenergía se discutirán más ampliamente en la conferencia anual de Bioenergía de Australia de esta semana .

Por supuesto, el biometano es solo una de las formas en que Australia puede hacer la transición a un futuro con bajas emisiones. Pero como el gas natural ya se promociona como un “combustible de transición” a una economía con bajas emisiones de carbono, estas nuevas tecnologías pueden ayudar a garantizar que la infraestructura de gas existente aún pueda ser utilizada en el futuro.

Mundo Agropecuario.