En octubre pasado, el ministro de Petróleo y Gas de la India, Dharmendra Pradhan, anunció la puesta en marcha del programa Alternativa Sostenible hacia un Transporte Asequible (SATAT en sus siglas en inglés). El principal objetivo es  la construcción a lo largo del país de 500 plantas de biogás purificado y comprimido para su utilización como combustible en el transporte

La logística para abastecer de biogás comprimido al transporte a partir de las 5.000 plantas proyectadas necesita de la participación de compañías petrolíferas y de gas, de ahí la información que recogen diferentes medios de comunicación indios sobre la última gira de presentación del SATA por parte del ministro Pradhan.

En dichas informaciones se traslada el contenido esencial de un programa que ya presentó el propio ministro a principios de octubre de este año. Según la nota de prensa del ministerio, el SATAT, “además de su potencial para aumentar la disponibilidad de combustibles de transporte más asequibles, garantiza un mejor uso de los residuos agrícolas, el estiércol de ganado y los residuos sólidos municipales”.

Leer también

Innovación tecnológica convertir biogás en productos de mayor valor

La producción del biogás asociada a residuos procedentes de la ganadería y la agricultura “proporcionará una fuente de ingresos adicional a los agricultores y 75.000 oportunidades de empleo directo y cientos de miles de empleos indirectos”. Consideran que es un programa que beneficiará tanto a los usuarios de vehículos, por el abaratamiento del coste del combustible, como a los agricultores y empresarios.

Doblar la producción de gas hasta 2022

Consideran desde el ministerio que se trata de una iniciativa “muy prometedora para la gestión eficiente de los residuos sólidos municipales y para abordar el problema del aire urbano contaminado, debido a la quema de rastrojos en las fincas, y de las emisiones de carbono”.

Leer también

Donde estamos y que podemos esperar del biogás

Por otro lado, reconocen que el uso del biogás comprimido autóctono, “ayudará a reducir la dependencia de las importaciones de petróleo crudo”. Según The New Indian Express, la intención es el gas pase de suponer entre el 6 y el 7 por ciento en el mix energético indio al 15 por ciento en 2022.

En el mismo medio el ministro Dharmendra Pradhan asegura que “al menos 500 plantas se podrían instalar de forma inmediata en el estado de Odisha, que llevarían gas a nuestras unidades de suministro de energía o a las industrias locales” Y cita la planta de etanol de segunda generación a partir de paja de trigo que la compañía Bharat Petroleum Corp construye en la ciudad de Bargarh.

Fuente: Energías Renovables.