Productores de camélidos y caprinos de la Puna jujeña tendrán acceso a créditos de hasta 100.000 pesos para destinar a la optimización de proyectos hídricos, a partir de la compra de bombas de agua con paneles solares, informó recientemente el gobierno provincial.

La herramienta de financiamiento económico se presentó tras la firma de un acuerdo encabezada por el gobernador Gerardo Morales y autoridades del Banco de Desarrollo de Jujuy con la Codepo (Corporación para el Desarrollo de la Laguna de Pozuelos), que integra a unos 800 productores de la Puna, según indicaron en un comunicado de prensa.

Leer también

Los autos en California se mueven con el aceite de los restaurantes

Morales destacó que «se trata de créditos de hasta 100 mil pesos, con un año de gracia y pagaderos a tres años a un valor de 30 llamas», que busca dar respuesta a la demanda existente de aumentar las fuentes de agua destinadas a consumo animal, a fin de mejorar el proceso de producción.

En el marco del apoyo a la Codepo, el mandatario jujeño le otorgó en la oportunidad la habilitación provincial para el funcionamiento de un matadero en la localidad de Cieneguillas y refrendó un convenio entre el organismo y la empresa Carne Club Jujuy para la comercialización de carnes andinas.

«Este es un salto de calidad para la producción, el tratamiento de carnes y la comercialización. Es un gusto seguir dando pasos. Este es un gobierno presente en el territorio y con vocación de seguir trabajando juntos a los productores para solucionar los problemas», resumió Morales.

Leer también

Novedoso hilo comestible promete una revolución en los fardos

Los productores de la Codepo presentan como actividad principal la ganadería ovina extensiva, complementada por actividades artesanales que comprenden a la fibra de ovinos la cual se vende a instituciones u organizaciones territoriales para la posterior elaboración de prendas.

Entre los principales productos pecuarios que comercializan se encuentran la carne de ovino pero también de camélido, carne de oveja y fibra de llama.

Fuente: Clarín Rural