Ya en el último mundial de Rusia el tema ambientalista estuvo muy presente. Y por eso los estadios, en su mayoría, fueron acondicionados para que su impacto ecológico sea lo más bajo posible. Ahorro de energía, reciclado de residuos, espacios verdes, estaciones de recarga de energía y hasta ahorro de agua, fueron cuestiones muy observadas y destacadas de Rusia 2018.

En ese camino parece ir Estudiantes, que lentamente va camino a terminar su estadio en 57 y 1, obra que -de acuerdo a los discursos oficiales- parece haber entrado en su etapa final.

Leer también

¿Vuelven los estadios de madera?

Según contaron días atrás desde el Club Estudiantes “el nuevo estadio ha superado la
calificación preliminar y ha sido inscripto para ser certificado con el sello EDGE
de Sustentabilidad Ambiental”. De esta forma, será el Primer Estadio del Mundo con dicha certificación.

EDGE es una certificación de construcción sustentable a nivel internacional otorgada por la
Corporación Financiera Internacional (IFC) del Banco Mundial. En pleno debate  ambientalista, por su ubicación, este trabajo es un bálsamo a la hora de las negociaciones.

“El 48% de la energía del mundo se utiliza en espacios cerrados. Entonces, como los edificios son los mayores consumidores, se creó hace 20 años lo que se llama Construcción Sustentable, que promueve la optimización de la energía en el mundo. La meta es reducir un 20% el consumo de energía, un 20% menos consumo de agua y un 20% menos de uso de materiales”, contó el ingeniero Shorab Yazdani, un iraní radicado hace 40 años en Argentina y titular de la consultora Green Group, que trabaja en la certificación de las obras en Argentina.

“El Banco Mundial promovió hace cuatro años distintas políticas para el cuidado
del medio ambiente. Y en ese sentido el estadio de Estudiantes será el primero en
el mundo en recibir la certificación EDGE”, agregó.

Leer también

Adidas se une a la lucha contra los plásticos

¿Cuáles son los aspectos para resaltar del estadio albirrojo?:

  • Reuso de agua de lluvia. Construcción de cisternas para recibir y almacenar agua que luego se utilizará para riego, servicio sanitario parcial y reserva de bomberos. Como segunda ventaja, amortiguará el aporte de agua de lluvia al sistema pluvial público.
  • Reciclado de residuos en origen. Se prevé dotar al estadio de gran cantidad de cestos de basura con clasificación de residuos.
  • Disminución de generación de residuos descartables.
  • Energía Solar, con la instalación de un sistema foto voltaico. La escala dependerá de acuerdos comerciales que se puedan llevar adelante dentro del presupuesto del proyecto. Se instalarán refugios para recarga de celulares por energía solar, así como columnas de alumbrado exterior autónomas.
  • Ahorro energético. El proyecto prevé el uso de electrodomésticos de eficiencia energética A y un 100% de iluminación LED (incluido el campo de juego).
  • Ahorro de agua. La grifería sanitaria está prevista con tecnología pressmatic de ahorro de agua.
  • Materiales reciclados. Se le da preferencia en la etapa de terminaciones, al uso de materiales de origen reciclado o reciclables.
  • Jardines verticales y solados permeables, forestación de espacios exteriores y terrazas verdes.
  • Estaciones de carga de energía en el estacionamiento para vehículos eléctricos en el
    estacionamiento.
  • Manual Interno de Manejo Ambiental. Todos los locatarios (gastronomía, indumentaria,
    museo) deberán adherir a un plan sustentable de operación.
  • Plan de Manejo Ambiental integral.

“La meta es dejar de emitir dióxido de carbono, ahorras energía e instalar una
cultura social”, cerró Yazdani, que espera tener la certificación definitiva

Artículo originalmente publicado en El Día.