El gobierno noruego ha anunciado que las aerolíneas que operan dentro del país deberán agregarle un contenido de 0,5% de biocombustible al combustible del avión a partir de 2020.

“El objetivo del gobierno es que para 2030, el 30% del combustible de las aerolíneas sea sostenible con un buen efecto sobre el clima”, dija el Ministerio de Clima y Medio Ambiente, Ola Elvestuen. “Esto corresponde a alrededor de 6 millones de litros de lo que también se conoce como biocombustibles de segunda generación, que son elaborados a partir de residuos, y no podrán ser derivados del aceite de palma”, agregó la funcionaria.

Leer también

Movilidad sustentable: Una firma británica utilizará biometano en 500 camiones

Elvestuen dijo que la movida Noruega para legislar el uso de biocombustibles en la aviación podría ser el primero en el mundo. “Por lo que sabemos, ningún otro país ha propuesto una legislación similar a los planes de Noruega”.

Elvestuen dijo que la cuota podría corresponder a un aumento de precio para las aerolíneas de alrededor de 54 millones de coronas noruegas (US $ 6.6M) anuales “.

Leer también

Hongos y biotecnología para producir biocombustibles celulósicos

El productor finlandés de biocombustibles Neste dijo que habría suficiente capacidad para suministrar los volúmenes de combustible de avión renovable necesarios para Noruega. La compañía es el mayor productora mundial de aceite vegetal tratado con hidrógeno y dice que el 80% de sus materias primas son desechos y residuos, como el aceite de cocina usado.

La industria de la aviación se ha comprometido a una meta de crecimiento neutro en carbono a partir de 2020 con el objetivo de reducir las emisiones de CO2 procedentes de la aviación en un 50%, con relación a los niveles de 2005, y los combustibles de aviación sostenibles deberán ser un componente clave en la consecución de estos objetivos.