La patronal conservera Anfaco y el Centro Tecnológico de la Acuicultura (Ctaqua) colaboran en un proyecto que busca una salida comercial para las algas generadas por las explotaciones acuícolas, y que afectan a su actividad.

En el caso de las Rías Baixas, en Galicia, el afloramiento masivo de macroalgas perjudica el cultivo de moluscos, y en los esteros de Andalucía, al cultivo de peces, informa Anfaco en un comunicado.

El proyecto comenzó en enero y se encuentra en su recta final.

Leer también

Algas para promover la sustentabilidad agrícola y la economía circular

En una primera fase, se cuantificó la biomasa de algas que se retira en las zonas afectadas por su problemática presencia, para lo cual se ha contado con la colaboración de la mayoría de las cofradías de Galicia y de las empresas que explotan los esteros en Andalucía, así como de alguna de las empresas que gestionan este residuo.

En Galicia, esa biomasa está en torno a las 3.300 toneladas de algas al año, y en unas 200 toneladas en Andalucía.

En el marco de este proyecto, Anfaco ha desarrollado procesos enzimáticos para la recuperación de la fracción proteica y de fibra de estos materiales para su uso en alimentación animal o piscícola.

Leer también

Algas: el puente para convertir residuos en alimentos

Estos procesos se han implementado a escala laboratorio y actualmente se están replicando a escala piloto.

Mientras, Ctaqua está finalizando la optimización, a escala piloto, del proceso de compostaje de las algas para su aplicación en agricultura.

Los resultados del proyecto serán presentados el 11 y 18 de diciembre en sendas jornadas técnicas en Vigo y El Puerto de Santa María.

La Vanguardia.