Pequeñas aportaciones económicas de agricultores de Suecia, Noruega, Alemania, Francia, República Checa y España permitirán al Instituto de Biomedicina y Biotecnología de Cantabria (Ibbtec) proseguir la investigación en un proyecto piloto sobre una proteína que puede ayudar a detectar el cáncer de mama.

Estas aportaciones solidarias han sido de un euro por la compra de cada bobina de film estirable para la protección de forrajes que produce la empresa cántabra Aspla, film que para la ocasión tenía color rosa y que ha permitido proteger 150.000 fardos en los campos europeos, y a la vez financiar una investigación científica.

La campaña se ha denominado «Encíntalo en rosa» y la entrega del dinero recaudado, unos 5.000 euros, ha tenido lugar ayer en la sede de Aspla en Torrelavega por parte del director general de la empresa, Tomás Gómez Lavín, al director del Ibbtec, Piero Crespo.

Leer también

Camellos y crowdfunding para detectar cancer de mama

El dinero irá destinado a la línea de investigación que lleva a cabo el grupo Regulación Espacial de las Señales RAS-ERK en Cáncer, que dirige Piero Crespo, cuyos trabajos se centran en lograr un test que permita aprovechar las características de una proteína que se encuentra en las células como marcador del cáncer de mama. Según Piero Crespo, este trabajo permitirá realizar «buenos pronósticos» sobre el cáncer de mama, evitando tratamientos agresivos a algunas pacientes e incluso inútiles en otras ocasiones, gracias a la posibilidades que se abren para diagnosticar o para descubrir nuevas terapias antitumorales.

Así mismo, ha destacado como otra gran ventaja de este estudio las posibilidades que abre para evitar costes económicos innecesarios en algunos tratamientos, ya que mediante el test se podría determinar las características del tumor y su grado de malignidad.

El director del Ibbtec ha asegurado que la aportación de estas agricultores a través de Aspla «llega como agua de mayo» a su grupo de trabajo, ya que supone «un balón de oxígeno» para la investigación en un momento en que los recortes económicos afectan a la continuidad de algunos grupos de trabajo en todo el país.

En este sentido, ha agradecido la campaña puesta en marcha por Aspla en la que han colaborado decenas de agricultores de varios países, prueba, a su juicio, de que «el cáncer es una lucha de todos».

Ha detallado que el Ibbetc, creado en 2007, es un instituto de investigación de carácter mixto de titularidad compartida entre la Universidad de Cantabria, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Gobierno regional a través de Sodercan (Sociedad para el Desarrollo de Cantabria).

Leer también

¿Los cultivos orgánicos reducen el riesgo de cáncer?

Con una importante proyección internacional, el instituto tiene como objetivos básicos realizar investigación básica y aplicada de excelencia en biomedicina y biología de células animales y microorganismos, así como sus aplicaciones biotecnológicas, además de transferir el conocimiento generado al sector productivo.

Para cumplir con estos fines, cuenta con en tomo a 100 profesionales entre investigadores, técnicos especializados y personal de gestión.

Con trece grupos de investigación, distribuidos en los departamentos de Señalización Celular y Molecular (siete grupos) y el de Microbiología y Genómica (seis grupos), desarrolla actividad científica en torno a seis ámbitos de investigación: Cáncer, Inmunología, Biología del Desarrollo, Microbiología y Genómica, Biología Estructural y Neurofarmacología.

En concreto, el grupo de trabajo sobre Regulación Espacial de las Señales RAS-ERK en Cáncer está formado por siete personas.

Por su parte, Tomás Gómez Lavín ha destacado la intención de su empresa de continuar el próximo año con este programa solidario y la posibilidad de extenderlo a más agricultores y cooperativas de toda Europa.

Publicado originalmente en El Diario Alerta