Si por alguna extraña razón tienes la casa llena de peces muertos, a alguien se le ha ocurrido lo que puedes hacer con ellos: ¡utilizarlos como combustible! Sí, finalmente, los cruceros pueden aprovechar el potencial casi ilimitado de los cadáveres de los peces gracias a la inversión en I+D de una compañía noruega.

Leer también

Acuicultura ecológica frente a la creciente demanda pescado

La línea de cruceros se llama Hurtigruten, tiene una flota de 17 barcos y está especializada en cruceros árticos. Hurtigruten planea transformar para 2021 al menos seis de sus embarcaciones de forma que puedan funcionar con biogás, un combustible que producirán, en gran parte, a partir de trozos de pescado muerto sobrante de la pesca y de las industrias de procesado. El biogás se usará en lugar de los otros combustibles fósiles que habitualmente usan estos cruceros. Esto es lo que dice el CEO de Hurtigruten, Daniel Skjeldam, acerca de su combustible:

Noruega es una gran nación marítima. La pesca y la piscicultura son grandes sectores. Crean empleos y generan ingresos, pero también producen muchos desechos. El acceso constante a altos volúmenes de residuos orgánicos deja a los países nórdicos en una posición única en el mercado de biogás. Estamos buscando más innovación, más inversión. Creo que esto es el comienzo de lo que en unos pocos años será un sector enorme”.

El biogás producido a partir de desechos orgánicos es principalmente metano. Viendo los propios deshechos biológicos que producen los pasajeros enfermos a borde de los cruceros, el siguiente paso inteligente sería aprovechar sus secreciones intestinales y convertirlas en combustible. Ya veremos dentro de unos años hasta donde llegan las líneas de crucero noruegas.