Para reducir la dependencia de los plásticos derivados del petróleo, thyssenkrupp ha desarrollado un proceso para la fabricación del bioplástico polilactida (PLA). La primera planta comercial del mundo con la tecnología patentada PLAneo® acaba de comenzar su producción en Changchun, China. Es operado por Jilin COFCO Biomaterial Corporation, una subsidiaria de COFCO, el mayor grupo de alimentos y bebidas de China. La nueva planta produce todos los tipos de PLA, materia prima para la producción de envases ecológicos, fibras, textiles y plásticos para impresión 3D, entre otros productos.

Leer también

Biomimética: AMSilk y Airbus juntos para desarrollar biopolímeros

Sami Pelkonen, CEO de la unidad de negocios de Tecnologías de electrólisis y polímeros de thyssenkrupp Industrial Solutions destacó que “El mercado de los bioplásticos continuará creciendo en los próximos años, en gran parte debido a la creciente conciencia ambiental de la industria, los gobiernos y los consumidores. Con nuestra tecnología PLAneo® queremos aportar nuestro granito de arena para hacer que el sector de los plásticos sea más sostenible. Con ello, permitimos a nuestros clientes producir bioplásticos de alta calidad con una amplia gama de propiedades, a un precio competitivo respecto a los plásticos convencionales».

La Polilactida (PLA) es un plástico 100% de origen biológico y compostable que, gracias a sus propiedades físicas y mecánicas puede reemplazar a los polímeros convencionales de origen fósil en muchas áreas. El material de partida para la producción de PLA es el ácido láctico que se recupera de recursos renovables como el azúcar, el almidón o la celulosa.

Leer también

Se viene la petroquímica verde a base de soja

La tecnología PLAneo® convierte el ácido láctico en PLA de una manera particularmente eficiente y sostenible con los recursos. Otra ventaja es su capacidad para ser escalable a plantas de gran tamaño con capacidades de hasta 100,000 toneladas por año. Al desarrollar la tecnología, la subsidiaria de thyssenkrupp, Uhde Inventa-Fischer, cuenta con un gran know how al haber construído más de 400 plantas de polimerización y una amplia experiencia en la adquisición de nuevas tecnologías. Para la nueva planta en Changchun, thyssenkrupp proporcionó la ingeniería, los componentes claves de la planta y la supervisión de la construcción y la puesta en servicio.