Los cultivos transgénicos ya ocupan más de 40 m illones de hectáreas en Brasil

Los compradores de soja chinos han instalado una feroz competencia con la industria local de crushing por los suministros restantes de la campaña 1017-2018 de la oleaginosa, reportó la agencia Bloomberg.

Las plantas de crushing brasileñas han estado trabajando con márgenes negativos desde la segunda quincena de septiembre, lo que ha llevado a algunos a reducir el ritmo de procesamiento, según informó Cepea, el brazo de investigación de la Universidad de Sao Paulo.

Leer también

El futuro del biodiesel argentino sacude el mercado de glicerina

Se espera que los inventarios de soja de Brasil caigan a 1.5 millones de toneladas esta campaña, el valor más bajo desde 1999, desde Abiove comenzó a registrar los datos. Eso es el resultado de la creciente demanda de China en medio de una guerra comercial con los EEUU  y mayores exportaciones de productos de soja a principios de esta temporada para llenar el vacío dejado por una caída en la producción argentina después de la peor sequía en décadas.

Leer también

Pronostican récord en la producción mundial de aceites vegetales

Brasil llevaba exportadas 69,2 millones de toneladas de soja hasta septiembre de este año, un 13 por ciento más que el año anterior, según los datos del Ministerio de Comercio. En septiembre, las exportaciones totalizaron 4,6 millones de toneladas, de las cuales el 91 por ciento se destinó a China.

Dado que las perspectivas de exportación siguen siendo favorables, es posible que las industrias deban recurrir al aceite de soja importado para satisfacer la demanda interna, dijo Silva. Brasil tiene una mezcla obligatoria de biodiesel en el diesel del 10 por ciento, y el 70 por ciento del biocombustible se obtiene de la semilla oleaginosa. En septiembre, Brasil importó 10,000 toneladas de aceite de soja, frente a las 2,000 toneladas del año anterior. Fue la primera importación de aceite de soja desde mayo.