Con la presencia destacada del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, se llevó a cabo el 1° Foro de Transporte Público Sustentable organizado por Scania Argentina. La cita convocó en el Salón Auditorio del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires a los principales referentes del sector para debatir y reflexionar sobre el futuro del transporte de cara al cambio climático.

Durante la apertura del evento, el director General de Scania Argentina, Andrés Leonard, ratificó la fuerte apuesta de la compañía al desarrollo de un “transporte sustentable”, en el marco de los objetivos fijados a nivel mundial para reducir el impacto del efecto invernadero. Explicó que “dentro de lo que son las emisiones, hay un 12 por ciento que corresponde al transporte comercial. Somos parte del problema pero queremos ser parte activa de la solución, paso a paso”.

Leer también

Scania trabaja para que en 2050 el transporte comercial sea libre de fósiles

El ejecutivo destacó que en materia de “combustibles alternativos y electrificación, Scania es la empresa con el porfolio de productos más amplio a nivel mundial, como bioetanol y otros”. Sostuvo que la “electrificación vendrá, es inexorable, estamos buscando un transporte limpio, que podamos utilizar en grandes distancias, aunque estimamos que deberemos esperar alrededor de 15 años” para alcanzar ese objetivo.

Leer también

Scania, en India, apuesta fuerte al biodiesel y no a los EV

A su turno, Ignacio Cortezón Marques, director de Ventas de Buses de Scania Group mostró un gráfico con la reducción de gases de efecto invernadero de cada una de las distintas alternativas de combustibles del portfolio de vehículos de la empresa sueca. Allí se podía apreciar que la mejor performance venía dada por los biocombustibles. Al respecto, destacó el “firme compromiso” de Scania para desarrollar un transporte sustentable, que significa mover personas y mercancías promoviendo el desarrollo social y económico de las zonas donde operan, sin dañar el lugar ni al medioambiente.

Los biocombustibles reducen las emisiones de CO2 por encima del 85%.

A continuación, Marcelo Iezzi, investigador sobre temas de Cambio Climático del Instituto Torcuato Di Tella alertó que será muy difícil cumplir con la meta del Acuerdo de París. “La ONU implora llegar a 1,5 grados de suba de la temperatura promedio global al 2030, meta que por ahora no parece que se vaya a cumplir. Con las emisiones asociadas a la quema de combustibles fósiles pasamos esos 2 grados al 2036. Eso le pone urgencia al cambio de modelo de combustibles a utilizar”, dijo.