En Costa Rica, científicos del Laboratorio Nacional de Nanotecnología (LANOTEC) del país están extrayendo nanocelulosa de la cáscara y el tallo de las piñas para producir materiales para fertilizantes.

Según José R. Vega-Baudrit, director de LANOTEC, los descartes de l piña se han estudiado extensamente, pero LANOTEC ha sido el primero en ver las micropartículas en forma de roseta similares a sílice.

«Empecé a estudiar la planta, a hacer los cortes, a ver qué tenía, e increíblemente, después de hacer la síntesis, comencé a ver esas rosetas, como flores, que no se deshacían bajo coacción», dice el ingeniero químico y científico de materiales Yendry Corrales-Ureña. «Fue maravilloso. Tuvimos miles, millones, de las mismas estructuras sobrantes». Muchos fertilizantes comerciales contienen sílice.

Leer también

Costa de Marfil: construirán planta de energía a partir de residuos de cacao

Costa Rica produce 4,5 millones de toneladas de residuos de cultivos de piña cada año. Actualmente, la mayor parte de ese desperdicio se vierte en los bosques y se convierte en un caldo de cultivo para los mosquitos.

El trabajo de LANOTEC fue descrito en una edición reciente de Scientific Reports.

Fuente: Biofuels Digest