Bosch colaborará con Ceres Power en el desarrollo de la tecnología SteelCell.

Bosch y Ceres Power han suscrito un convenio de colaboración para desarrollar la segunda generación de la tecnología de generación eléctrica SteelCell, basada en celdas de combustible de óxido sólido (SOFC). Ceres Power es una empresa nacida en el Imperial College de Reino Unido y es el principal desarrollador de esta tecnología por la que varios fabricantes de automóviles han mostrado ya interés.

Las dos empresas se comprometen a un mayor desarrollo de esta tecnología, en la que ya llevan trabajando de forma conjunta desde enero de este año. El objetivo es lograr un módulo SOFC de segunda generación, que genere 10 kW de potencia, el doble que el actual. Paralelamente, mediante un sistema modular de interconexión, la potencia podrá ampliarse hasta la cantidad que se necesite. Phil Caldwell, CEO de Ceres Power, afirma que “la combinación de la tecnología SteelCell con la ingeniería, la fabricación y la cadena de suministro de Bosch, permitirá hacerla competitiva y prepararla para la producción en masa”.

El acuerdo también incluye la adquisición por parte de la empresa alemana del 4,4% de las acciones de la empresa británica, con la inversión de 9 millones de libras (10 millones de euros).

Aplicación de la tecnología SOFC

Actualmente las metrópolis consumen el 75% de la producción mundial de energía. Para 2035, el consumo de energía habrá aumentado un 30%. En 2050 la población mundial superará los 6.000 millones de personas y el 70% vivirá en las ciudades. Según el estudio, no será posible satisfacer el incremento de demanda de electricidad únicamente con grandes centrales eléctricas centralizadas.

Según Ceres, los sistemas SOFC tienen su principal aplicación en la generación de energía distribuida. Pueden ser utilizados en ciudades, fábricas y centros de datos, y también como fuente de alimentación para puntos de recarga de vehículos eléctricos. La estrategia de Ceres es comercializar la tecnología SOFC mediante la producción en serie, para lo que necesita socios industriales. Para Stefan Hartung, miembro del consejo de administración de Bosch, “la celda de combustible altamente eficiente, con unas emisiones muy bajas, tiene un papel importante que desempeñar en la seguridad del suministro y la flexibilidad de los sistemas de energía”.

El objetivo conjunto de ambas empresas es establecer pequeñas estaciones de energía instaladas en las ciudades y en las áreas industriales. La estandarización y flexibilidad de estas plantas pueden cubrir, de manera más eficiente y rápida que las convencionales, los picos de demanda energéticos.

Desarrollos actuales de Ceres Power sobre la tecnología SOFC
Desarrollos actuales de Ceres Power sobre la tecnología SOFC.

La tecnología de Ceres Power

SteelCell es una plataforma escalable que incorpora la tecnología de celda de combustible de óxido sólido y que produce una potencia de 5 KW. La generación de electricidad se basa en una reacción electroquímica en el interior de la pila que convierte el combustible con el que se alimenta en electricidad. El beneficio ambiental es considerable ya que las emisiones son mucho más bajas que las de las centrales que utilizan un proceso de combustión. Entre sus propiedades más importantes está la flexibilidad en el uso del combustible: gas, hidrógeno, biocombustibles y otros combustibles sostenibles pueden alimentar la pila.

Sus tiempos de respuesta, y la robustez del sistema, permiten su aplicación como extensor de rango para vehículos eléctricos. En colaboración con Nissan, Ceres ha puesto en marcha el programa EVRE (Electric Vehicle Range Extender) para acercar el mercado de la movilidad eléctrica al transporte comercial, más allá de los vehículos eléctricos pequeños y medianos.

Tecnología SOFC como extensor de rango en vehículos eléctricos
Tecnología SOFC como extensor de rango en vehículos eléctricos.

Para aplicaciones que demandan mayor potencia, Ceres Power está desarrollando ya el sistema modular de 10 kW de potencia en colaboración para Cummins y el Departamento de Energía de los EE. UU. (DoE) que funcionará en varios entornos, especialmente en la industria informática, para los centros de datos de la nube que demandan mucha energía y necesitan seguridad en el suministro.

Artículo de Gonzalo García originalmente publiciado en Híbridos y Eléctricos.