Entre 2010 y 2016 el valor de la acuicultura industrial ha sido espectacular de 100.000 millones de dólares hasta alcanzar los 232.000 millones de dólares. Este crecimiento es atribuible a la producción de langostinos y peces de agua dulce, principalmente en economías en desarrollo, particularmente en Asia, así como de salmón Atlántico en países occidentales.

Un estudio recientemente publicado por Rabobank analiza las especies que más rápido crecimiento han tenido en estos seis años.

Así, por ejemplo, los crustáceos, crecieron en términos de tasas de valor en 26.500 millones de dólares, el 28 por ciento del total. Los países que han liderado este crecimiento son India, Ecuador y Vietnam.

En el caso de las especies de agua dulce se destacan las carpas, las tilapias y los bagres (incluido el pangasius) que crecieron entre 9 y 10 por ciento en términos de valor, principalmente en Vietnam. Sin embargo, al contrario que el resto de especies, el pangasio ha comenzado a perder su participación en los mercados de EEUU y Europa debido a la mala percepción de la imagen del producto entre los consumidores.

Leer también

Efluentes de acuicultura para producir gusanos poliquetos

Los moluscos aumentaron en valor 12.600 millones de dólares, siendo China el principal país productor. En este contexto, Perú destaca por sus aportes de los últimos años en la producción de vieira.

El salmón y los peces marinos representan otros grupos de especies que más rápido han crecido con un 10 por ciento. Se da el caso que por cuestiones biológicas y por el embargo ruso a las exportaciones europeas de Noruega y Reino Unido, la producción de salmón tuvo un crecimiento negativo en 2015. Los peces marinos, sin embargo, han tenido un ligero aumento en valor en los últimos años. La producción de dorada y lubina se ha mantenido estable durante los últimos años, debido a la quiebra del sector en Grecia compensada por el crecimiento de Turquía. Después de los malos años pasados en el país heleno, la consolidación del sector en este país augura un potencial de crecimiento a largo plazo para el sector acuícola Mediterráneo.

Leer también

Ácidos grasos omega-3 producidos a partir de maíz por algas marinas

En el informe se analizan también las causas que podrían interferir en el crecimiento de la acuicultura mundial. Las regiones más prometedoras para liderar el crecimiento son China, América del Sur y África. El salmón en Chile y Noruega seguirá creciendo en valor aunque con tasas de crecimiento en volumen de menor entidad debido a los problemas para la obtención de nuevas licencias.

El liderazgo tendrá que venir de la intensificación de la acuicultura y la mejora de la eficiencia, la mejora genética, las nuevas tecnologías y las innovaciones en el campo de la alimentación.

A largo plazo será importante también contar con un sector profesional y constantemente innovador, con un fuerte respeto al medio ambiente y las comunidades locales.

Artículo originalmente publicado en Mis Peces.