De a poco, un mundo más verde es posible. La instalación centralizada de biomasa de la Universidad de Valladolid, en España, se ampliará para abastecer de agua caliente y calefacción al Hospital Clínico Universitario, que contará con el nuevo suministro de energía antes de que finalice el año, según han informado fuentes españolas.

Leer también

La bioeconomía argentina también tiene un norte

La instalación de la Universidad de Valladolid es la red de calor pública con biomasa más importante de España y actualmente da servicio de calefacción y agua caliente sanitaria a veintisiete edificios, de los cuales veintitrés pertenecen a la Universidad de Valladolid y cuatro a la Junta de Castilla y León.

En primer lugar, la ampliación de la potencia térmica instalada en la sala de calderas del campus Miguel Delibes, que ya contaba con el espacio necesario para acoger una nueva caldera de biomasa y, en segundo lugar, la extensión de la red de distribución de energía hasta la sala de calderas del centro sanitario, red que quedará al mismo tiempo preparada para la próxima conexión de los tres edificios de la Universidad.

Leer también

Cuidar el medio ambiente: una tendencia en la industria cervecera

La iniciativa, que ha sido impulsada por el Gobierno, se enmarca dentro de los programas de ahorro, eficiencia energética y fomento de las energías renovables.

Actualmente, la energía térmica suministrada por la red de calor a los 26 edificios conectados es de diecinueve millones de kilovatios por hora útiles anuales, lo ha conseguido evitar en sus primeros años de funcionamiento 6.800 toneladas anuales de dióxido de carbono a la atmósfera.

Artículo publicado en El Intransigente.