En 2014 Cervecería y Maltería Quilmes, integrante del grupo europeo AB InBev, comenzó a utilizar un corte de biodiesel con gasoil del 20% (B20) en 20 camiones de su flota de distribución. En 2015 implementaron el B50 en casi 50 camiones. Y entre 2016 y 2017 sumaron otros 100 camiones más al programa.

“El corte de biodiesel con gasoil representó una reducción de 4200 toneladas de emisiones de dióxido de carbono, que equivalen a 2300 millones de kilómetros recorridos”, indicó Vanesa Vázquez, jefa de Sustentabilidad de Cervecería y Maltería Quilmes.

Leer también

De la mano del biodiesel, Rosario pica en punta con la movilidad sustentable

Para el presente año la empresa sumó 30 camiones más (180 en total), los cuales comenzaron a usar B60, es decir, un corte con una proporción del 60% de biodiesel (biocombustible que en la Argentina es elaborado en un 100% a partir de aceite de soja).

Uno de los principal atractivos de la propuesta es que el valor actual del biodiesel –debido a un planchazo del valor internacional del aceite de soja– es muchísimo más barato que el gasoil (además de ser ambientalmente más favorable). El valor del biodiesel de corte fijado para el presente mes de junio por el Ministerio de Energía y Minería es de 19.498 $/tonelada, el cual es equivalente a 16,6 $/litro.

Leer también

Por sustituir aceite fósil por aceite de soja, Goodyear recibió premio al logro ambiental

“La mezcla se realiza en nuestra estación de biodiesel, donde almacenamos en un tanque la compra a granel de biodiesel para nuestros operadores logísticos y en otro tanque el gasoil; con una bomba se extrae la proporción de cada tanque, se mezcla en una mezcladora y luego va al surtidor en el cual se abastecen los camiones”, comentó Vanesa.

“Contamos con dos estaciones de biodiesel en nuestros centros de distribución del Mercado Central (de Buenos Aires) y de Zárate, mientras que a partir del próximo mes de julio inauguraremos una nueva estación de biocombustible en Tucumán”, añadió.

Leer también

Scania y la línea 132 utilizarán biodiésel puro

“No fue necesario realizar ninguna adaptación en los motores, sino simplemente incorporar algunos insumos especiales para biocombustibles, como filtros y tapa adjunta del motor, por ejemplo”, explicó Vanesa.

Además de sumar proporciones crecientes del biocombustible para reducir el impacto ambiental en la operación logística, la empresa comenzó a renovar su flota con camiones ultralivianos, además de implementar una política de “camión siempre lleno” para reducir los recorridos de los fletes.

Artículo publicado en Valor Soja.