¿Podrá la agricultura alimentar a 10 mil millones de personas de forma sostenible? Foto: Wikimedia Commons.

Matt Ball, responsable de las relaciones con los medios en The Good Food Institute, con sede en California, dice: «Los dos problemas más apremiantes que enfrenta la industria alimentaria actual son: ¿cómo alimentaremos a casi 10 mil millones de personas en el año 2050, y qué hacemos con la contribución significativa de la producción de alimentos al cambio climático? La agricultura causa más calentamiento global que todo el sector del transporte». Él ve las respuestas en una multitud de tecnologías diferentes: ‘La carne limpia y de origen vegetal serán la clave para resolver estos dos problemas, ya que estos productos son mucho más eficientes y sostenibles que nuestra manera actual de producir carne’

Leer también

Se abrió la batalla para definir a qué se puede llamar carne

La carne limpia en su terminología es la producción de carne a partir de cultivos celulares; carne artificial que sabe y se parece a la carne real, pero se produce en el laboratorio sin la necesidad de depender de animales vivos. Dos opciones adicionales para cubrir la futura demanda de proteínas están en camino: insectos y las llamadas proteínas unicelulares, producidas a partir de la luz del sol y el dióxido de carbono.

Una revolución de lo conocido: cubrir la demanda de proteína de los insectos

En los últimos años, los insectos atrajeron la atención como fuente alternativa de alimentos y proteínas. Los insectos fueron utilizados como alimento humano en muchas culturas desde los albores de la humanidad, y son parte de los alimentos tradicionales en varias regiones de Asia, África, Australia y América del Sur. Sin embargo, especialmente en la cultura occidental, los insectos tienen que superar varios obstáculos si quieren convertirse en parte del suministro de alimentos aceptado. Los europeos generalmente ven a los insectos como plagas, reaccionan con disgusto y les resulta difícil verlos como un componente valioso en una comida. Para introducirlos en las dietas, será necesario encontrar soluciones creativas y campos de aplicación específicos. 

Leer también

La carne “sustentable” llega a Hong Kong

Desde el comienzo de 2018, la nueva directiva alimentaria de la UE ofrece algunas opciones para la introducción de productos con insectos en los supermercados, una oportunidad para que las start-ups puedan promocionarse. En Alemania existe una análogo a la barritas de cereal a base de insectos llamada elaborada por la firma SWARM Protein localizada en Colonia, pasta con harina de gusano elaborada por Plumentofoods en Pforzheim, disponible para clientes en los mercados del Metro, y hamburguesas hechas en parte con insectos por Bug Foundation en Osnabrück en REWE. Estos productos se introdujeron en los últimos meses y han comenzado a cubrir la demanda de proteínas como productos nuevos y exóticos en el mercado de alimentos.

Demanda de proteína de mosca de soldado negro

¿La mosca soldado negro contribuirá a cubrir la futura demanda de proteínas? Foto: Wikimedia Commons.

Los alimentos ricos en proteínas provenientes de insectos para la acuicultura, como alternativa a la harina de soja, podrían abrir un mercado muy prometedor. Empresas como Ynsect en Francia, Hermetia en Brandeburgo y AgriProtein en Sudáfrica están trabajando en insectos en crecimiento (harinas de gusanos, gusanos de búfalo, moscas soldado negro e incluso termitas) para la producción de alimentos ricos en proteínas para cerdos, ganado, peces y mascotas. Además de proporcionar proteínas, pueden obtenerse subproductos como la quitina, muy demandados por las industrias químicas y para la elaboración de biopolímeros.

Cubriendo la demanda de proteína con el sol y CO2 : comida solar

Un paso aún más avanzado es la producción de las llamadas proteínas unicelulares para alimentos tanto para humanos y animales. Estas son células de cianobacterias y otros microorganismos producidos por el dióxido de carbono (CO2) en sistemas especiales de reproducción que utilizan la biotecnología moderna. Las células se cultivan de diferentes maneras y pueden alimentarse de la luz solar mediante fotosíntesis o del azúcar mediante procesos de fermentación. El producto final consiste en proteínas  unicelulares con un alto contenido proteico y otros ingredientes hechos a medida como ácidos grasos Omega 3 y vitaminas, esenciales para diversas aplicaciones.

Leer también

Acuaponía: el futuro de los alimentos

Un sistema para la producción de proteínas de células individuales fue desarrollado por el Dr. Juha-Pekka Pitkänen en el centro finlandés de investigación VTT , creando una PYME este año con el nombre perfecto para sus productos: Solarprotein. Producirán y comercializarán proteínas de células individuales para aplicaciones de alimentos para humanos y animales en Helsinki. Cuando se le preguntó sobre el sabor de Solarprotein, el Dr. Pitkänen respondió: «Puedes comerlo, pero no tiene sabor por sí mismo»; esto lo convierte en un producto perfecto para la industria de alimentos ya que el sabor se puede adaptar a los deseos de los clientes. En el caso de Veramaris –un joint-venture entre Evonik y DSM- los clientes serán piscicultores: En una sola célula se concentra una gran cantidad de ácidos grasos esenciales Omega 3 EPA y DHA a partir de algas marinas naturales para sustituir la harina de pescado del pescado marino.

Cubriendo la demanda de proteína con carnes y pescados artificiales

Una opción que podría volverse crucial en el futuro es la carne misma, producida de manera limpia por cultivos celulares. Llevará varios años producir carne limpia a escalas comerciales, pero varias empresas ya están trabajando en esta innovación. La start-up Memphis Meats en California fue sponsoreada por la Fundación Gates y Richard Branson para producir las primeras hamburguesas y albóndigas artificiales. En los Países Bajos, la compañía Mosa Meat también está trabajando en este tema y ha presentado sus primeras albóndigas. La compañía israelí Supermeat trabaja junto con el grupo alemán Wiesenhof para el desarrollo de carne de pollo artificial. Cubrir la demanda de proteína de pescado también está en carpeta, por ejemplo Finless Foods en California tiene como objetivo producir filetes de atún artificial sin la necesidad de pescar.