Carlos Frank, apicultor oriundo de San Javier

Articulado publicado en Punto Biz

Carlos Frank, un apicultor oriundo de San Javier, dio una vuelta de tuerca para agregar valor a la producción de miel orgánica. La miel es cosechada y envasada en las islas del delta santafesino llega al mercado con una innovadora fórmula: son las propias abejas las que envasan el producto, porque los panales se construyen en frascos introducidos dentro de las colmenas. Don Zena, tal es la marca, va de la abeja al consumidor sin intermediarios.

“Me dedico a la apicultura desde hace 8 años. Como siempre estoy experimentando, buscando la forma de sumarle valor al producto, un amigo me envió una foto de estos panales en frascos y decidí hacer la prueba en algunas colmenas. El resultado fue muy positivo, así que decidimos destinar unas 100 colmenas a esto”, contó a Punto biz Frank.

Leer también

“Vamos poner el foco en traccionar las exportaciones de las economías regionales”

“El objetivo era dar a conocer esta miel, que es orgánica, pero hasta hace muy poco no se valoraba como tal, pese a contar con la certificación. No nos pagaban el precio diferencial que corresponde a un producto de estas características, que se elabora islas adentro, a más de 20 kilómetros de cualquier zona contaminada”, explicó el productor.

Frank ya cosechó la primera tanda de panales en frasco. El producto final, aseguró, es de alta calidad. “Los hexágonos de los panales contienen polen y hay nutrientes en la cera que son superiores a los de la miel común”, detalló.

La miel orgánica Don Zena, forma de una familia de manufacturas alimenticias artesanales que impulsa la Provincia de Santa Fe con la certificación “Productos de Mi Tierra”. La innovación se lanzó al mercado en este formato con la cosecha de diciembre de 2017. “Diciembre-enero y marzo-abril son las dos épocas de cosecha. Esta fue una prueba piloto que funcionó muy bien, así que para diciembre de este año queremos tener en funcionamiento un sitio web para ventas online. Mientras tanto, la ofrecemos en ferias de la región y en algunos establecimientos apoyados por la provincia, como el Mercado del Patio, de Rosario”, afirmó Frank.

Leer también

El impacto de los transgénicos en la producción de alimentos de Brasil

Como las colmenas orgánicas no requieren el abastecimiento de alimentos, las principal dificultad que enfrenta el sector es el clima, ya que las lluvias pueden afectar a las colmenas tanto directa como indirectamente, al reducir la cantidad de flores disponibles para las abejas.El valor agregado en la miel orgánica permite reducir el impacto de las adversidades climáticas en el rubro. “Además, se eliminan los costos de extracción, porque no se requieren filtros ni centrifugado”, agregó el apicultor.

Los productos elaborados por Frank incluyen frascos de miel orgánica de medio y un kilo, que se venden por $70 y $120 respectivamente, además del vistoso frasco con cera, que tiene un valor de $200 por kilo. También se puede adquirir un set de cuatro frasquitos de mieles con nueces pecanas y distintos agregados en caja de madera por $250, ideal para regalos.