El Periódico de Yecla. La madera, que es la marca de Yecla, también sirve para mucho más y está generando una industria paralela. La multinacional italiana Ferrero Rocher ha comenzado la sustitución de 250 quemadores de gasóleo que tiene repartidos en distintas plantas del mundo por otros de biomasa que se fabrican en Yecla.

La empresa yeclana Natural Fire ha sido la elegida para realizar este importante cambio en los sistemas de producción de la multinacional que aparca en buena medida el gasóleo y se pasa a la biomasa. “Han sido unos tres años de investigación para la firma italiana. Hemos conseguido una máquina perfecta con ellos para sustituir todos los tostaderos que tienen en las diferentes plantas que la marca tiene repartidas por el mundo”, explica el gerente de la empresa, Perfecto Forte.

Leer también

“La ganadería debe estar más integrada a la agricultura y la energía”

Serán 17 de las 22 plantas de fabricación con las que cuenta en todo el mundo, las que cambiarán progresivamente los sistema de tueste. La primera que ya ha sido transformada es la plata con la que cuenta Ferrero Rocher en Agrichile, situada en Talca (Chile).

Este proyecto se llevará a cabo en un plazo de dos años, después del buen resultado del primer cambio.

El trabajo realizado hasta ahora por Natural Fire ha consistido en la sustitución de los 18 quemadores de gasóleo existentes en la planta de secado de avellanas situada en Talca por otros de biomasa, alimentados por las propias cáscaras de la avellana que antes eran desechados o vendidos por la multinacional para otros fines.

Según datos de la propia empresa dedicada a la elaboración de productos alimenticios, el consumo de gasóleo que tenían en la planta de Chile era 4.300 litros diarios, que ahora se sustituyen al 100% por la cáscara generada en la industria, 8,7 toneladas al día, por lo que el coste de la alimentación de los quemadores es prácticamente cero.

El poder calorífico de la cáscara de avellana es de 17.500 kJ/kg, similar al del pellet de madera de alta calidad, si bien el porcentaje de cenizas es de apenas el 1,5%.

Una empresa jóven

Natural Fire nació en el año 2008. Su responsable, Perfecto Forte, fue uno de los muchos trabajadores de la construcción que tuvo que reinventarse debido a la crisis del ladrillo. En su camino se cruzó el proyecto de las calderas y sistemas de calefacción con biomasa.

Fue en el año 2011, en una feria celebrada en Valladolid, cuando fue galardonada con un premio internacional por un sistema que aumentaba el rendimiento en la combustión y reducía el tiempo de limpieza de los quemadores de biomasa.

Ese fue un punto de inflexión para una empresa que emplea en la actualidad a 12 personas y tiene principalmente trabaja en mercados internacionales.

Leer también

Formosa tendrá dos centrales de generación eléctrica a través de la biomasa

“La innovación y hacer cosas que no hacen los demás”, son los principios que tiene la empresa que gestiona Perfecto Forte que ya está trabajando en más ideas. “Estamos trabajando con el Centro Tecnológico del Mueble y la Madera (CETEM) de quemadores de biomasa grandes para plantas de asfaltado”.

Perfecto también comenta que Yecla, como ciudad del mueble donde hace años no se sabía cómo gestionar los residuos de la industria, ha desarrollado una actividad industrial con el pellet que está floreciendo y también empresas paralelas como la suya que transforman esa biomasa en calor.

“Europa apuesta por este tipo de combustibles limpios, que nos permiten no tener dependencia del petróleo”, comenta el responsable de Natural Fire.